Ir a contenido

Las vacaciones de los mayores

Los viajes del Imserso se ponen en marcha

Las ventas empiezan este lunes para comenzar a viajar a finales de mes

En 2018 pidieron plaza 3,8 millones de personas y solo viajaron 869.000

Sara Ledo

Jubilados del Imserso, en un balneario de Caldes de Malavella (Girona).

Jubilados del Imserso, en un balneario de Caldes de Malavella (Girona). / JOAN CASTRO

Después de la paralización del programa, de unos cuantos recursos ante los tribunales y de innumerables críticas públicas, los viajes del Imserso comienzan su venta este lunes 14 de octubre para que los jubilados puedan poner rumbo a sus vacaciones a finales de este mes.

Este programa fue una iniciativa "experimental" del Gobierno de Felipe González que se ha consolidado con el tiempo con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los mayores, su salud y su dependencia y, al mismo tiempo, neutralizar el fenómeno estacional del turismo en la denominada 'temporada baja'.

Desde 1985 hasta hoy han cambiado algunas cosas, sin ir más lejos, entonces el número de plazas fue de 16.000 y se localizaba en solo dos puntos: Palma de Mallorca y Benidorm, mientras que hoy son cerca de 900.000 en todo el territorio nacional, pero también Andorra y Portugal. No obstante, el gancho para los jubilados sigue siendo el mismo: buen precio y buen ambiente (edades similares).

A lo largo de estos más de treinta años, en varias ocasiones se han superado el millón de plazas por temporada, mientras que el presupuesto se ha mantenido en los 70 millones de euros durante las últimas seis. Este año, sin embargo, el Imserso aportará 133,37 millones de euros y los usuarios pagaran entre 115 y 609 euros por viaje.

El precio incluye alojamiento en pensión completa (salvo excepciones) y servicio de animación, además de la posibilidad de transporte. "Precio-calidad están muy bien, aunque luego también depende del hotel que elijas", explica una usuaria.

Quienes han probado la experiencia suelen repetir y quienes no lo han hecho no lo descartan. "Me tengo que informar porque me acabo de jubilar y me han hablado muy bien de ellos", asegura otra jubilada madrileña. Pero no hay sitio para todos. El año pasado solicitaron plaza 3,8 millones de mayores en España –la comunidad que más solitudes hizo fue Catalunya con casi 714.000 acreditados, seguida de Andalucía, con 589.000-, pero solo se otorgaron 869.000 plazas. Lo más extraño es que se quedaron 68.000 plazas desiertas.

POR MEJORAR

Entre las mejoras realizadas a lo largo de todos estos años destaca la incorporación de un cupo para personas con discapacidad para "garantizar el derecho al ocio con las mejores condiciones de accesibilidad". O, la novedad de esta temporada, una reserva del 1% de las plazas subvencionadas al 50% para las personas que tengan recursos económicos iguales o inferiores a las pensiones no contributivas de jubilación o invalidez de la Seguridad Social.

Pero todavía queda. El Imserso corre con parte de los gastos del viaje –el 21% del coste-, pero no se rige por criterios de renta. Es decir, paga lo mismo quien tiene una paga de 600 euros que quien tiene una de 2.000. Y este es uno de los principales debates. Los hoteleros proponen que "quien tenga más renta, tenga menos subvención, y quienes tengan una renta más baja, nes tengan una renta más baja, reciban más ayudas". "Nosotros en invierno tenemos más 'Mercedes' en los parkings que en verano", exagera el presidente de Hosbec, Antonio Mayor.

En el caso de Canarias abogan por alargar la temporada también al verano para poder beneficiarse del programa "en nuestra temporada baja", explican desde la patronal Ashotel.  

MODELO EN CUESTIÓN

Pero esta no es la única propuesta de mejora. Los hoteleros y agencias de viajes se quejan de la baja rentabilidad de las plazas. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) considera que el diseño de los lotes debe revisarse y advierte de baja competencia –siempre ganan los mismos- e incluso estos, los adjudicatarios –la unión de empresas formada por Mundosenior (Globalia y Barceló) y Mundiplan (Iberia, Alsa e IAG7)-, se quejan del reparto del Gobierno este año.

La batalla se cerró –los recursos a Hacienda de Cehat y Mundosenior no progresaron-, pero el conflicto ha quedado abierto. Los hoteleros plantearon un recurso ante la Audiencia Nacional y Mundiplan otro. Ante tantas críticas, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, se comprometió a crear un grupo de trabajo para rediseñar el programa de cara a la finalización del periodo inicial de dos años, aunque la convocatoria de elecciones dejan en pausa esta iniciativa. 

Mari Luz Alonso: "Los viajes del Imserso ayudan a combatir la soledad"

El viernes Mari Luz Alonso quedó con su amiga Noemí González para desayunar en el centro de Madrid y, así, después acercarse a su agencia de viajes habitual para organizar el viaje de este invierno. A ella le toca el martes para elegir destino, pero así la agencia ya tiene todos sus datos, explica. Mari Luz se ha recorrido todo el Levante y el Norte peninsular gracias al Imserso, unos viajes que, asegura, ayudan a combatir la soledad

"En estos viajes tienes trato con otras personas y eso es muy importante porque, aunque la gente no se lo cree, la soledad es una enfermedad muy mala que tiene poca cura", agrega esta jubilada madrileña de adopción (vive aquí desde los 12 años) que también señala como principal atractivo que estos viajes "valen la mitad y te lo dan todo hecho".

Mari Luz siempre viaja en compañía de sus amigas porque, reconoce, "la paga no da para mucho". "La paga no es un chicle, tienes que compartir habitación con otra persona para salga más barato sino son 20 euros más, así que siempre me llevo amigas y nos vamos acoplando en las habitaciones", explica.

Ella sí que es de actividades nocturnas y visitas organizadas. "No se pasa mal", dice con una sonrisa, y reconoce que "tendría que haber más y con más facilidad", aunque si no es posible "habrá que conformarse". 

Temas: Turismo