Ir a contenido

TENSIONES CON EEUU

Los Veintiocho analizan este lunes el daño de los aranceles de Trump al sector agrícola europeo

El presidente de EEUU, Donald Trump.

El presidente de EEUU, Donald Trump. / MICHAEL REYNOLDS (EFE)

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea analizarán este lunes el daño que pueden causar los aranceles que Estados Unidos pretende imponer a partir del próximo viernes a las importaciones procedentes de España, Francia, Reino Unido y Alemania por las subsidios ilegales a Airbus. El debate fue incluido en orden del día del encuentro, que tendrá lugar en Luxemburgo, a petición de España e Italia y pocos días después de que el ministro de Agricultura viajase a Bruselas para reunirse con los comisarios de Agricultura y Comercio, Phil Hogan y Cecilia Malmström, a quienes pidió medidas de apoyo para el campo español.

Washington obtuvo el visto bueno de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para imponer aranceles adicionales por valor de 7.500 millones de dólares (6.850 millones de euros) a las exportaciones de estos cuatro países europeos como represalia por las ayudas que el bloque concedió a la firma aeronáutica Airbus.

Según los cálculos de la organización agraria COAG, estos gravámenes afectarán un volumen de exportaciones agrícolas españolas de unos 1.000 millones y entre los sectores más afectados se encuentran el aceite de oliva, la aceituna de mesa, el porcino, los cítricos, el vino y el queso. Por eso, España reclamará en la reunión de titulares de Agricultura una respuesta comunitaria coordinada, según han explicado fuentes diplomáticas. Bruselas siempre ha preferido una solución negociada a este conflicto, pero parece irrevocable la imposición de los aranceles por la determinación de EEUU. La UE, por su parte, podrá imponer aranceles a productos estadounidenses una vez reciba luz verde de la OMC por las ayudas de Washington a Boeing, rival de Airbus.

En España preocupa especialmente la situación del sector del aceite de oliva, que ya se encontraba en una situación sensible por la producción récord obtenida en la campaña 2018/19, que ha provocado una caída de los precios. El Gobierno viene reclamando desde hace meses la autorización de Bruselas al almacenamiento privado y, por tanto, es previsible que el ministro Planas reitere este mensaje durante el intercambio sobre la situación de los distintos mercados abiertos.

También abordarán los Veintiocho el estado de las negociaciones para la Política Agraria Común (PAC) que debería echar a andar a partir de 2021. Los Estados miembros siguen negociando a un nivel inferior todos los aspectos técnicos de la reforma, pero están a la espera de que se alcance un acuerdo sobre el presupuesto de la UE para el periodo 2021-2027 para poder cerrar su dicha negociación. Después de esto, todavía quedarían por delante las negociaciones con el Parlamento Europeo.

En cuanto a los puntos de pesca, los Veintiocho deben cerrar las posibilidades de pesca para 2020 en el mar Báltico, un reparto en el que España no tiene un interés directo, porque no hay buques españoles que faenen en aquellas aguas, pero sí indirecto.

El Gobierno, en concreto, estará pendiente de que los criterios del acuerdo final siga unos criterios que puedan beneficiar a España cuando se negocien los Totales Admisibles de Capturas (TAC) del Atlántico y el mar del Norte en diciembre.

También preocupa, por el precedente que puede suponer, que la Comisión haya propuesto que los buques que vayan a capturar bacalao oriental, un stock para el que plantea sólo capturas accesorias, tengan que tener cámaras a bordo.