Ir a contenido

BALANCE DOS AÑOS DESPUÉS

Más de 5.400 empresas trasladaron su sede desde Catalunya tras la consulta del 1-O

Efe

Pleno del Parlament en el que se aprobó la ley del referéndum, el 6 de septiembre del 2017.

Pleno del Parlament en el que se aprobó la ley del referéndum, el 6 de septiembre del 2017. / FERRAN NADEU

Un total de 5.454 empresas trasladaron su sede desde Catalunya desde finales del 2017, coincidiendo con el referéndum ilegal de independencia convocado por el Govern, hasta el primer semestre de este año, según los datos del Colegio de Registradores de España. Desde el cuarto trimestre del 2017 hasta ahora, 1.374 empresas han trasladado su sede social a Catalunya. Con estas cifras, Catalunya presenta un saldo negativo superior a las 4.000 empresas, lo que le sitúa a la cabeza de las comunidades autónomas por pérdida de compañías. Dos años después de la consulta ilegal del 1 de octubre y de la fallida declaración de independencia, han sido pocas las empresas que han anunciado su vuelta a Catalunya. Es el caso de Agbar, que lo hizo en septiembre del 2018. 

Pese a que la fuga de empresas se ha ido moderando desde el punto más candente de la crisis soberanista, cuando el decreto ley aprobado por el Gobierno facilitó el cambio de las sedes sociales sin tener que pasar por la autorización de la junta de accionistas, Catalunya aún sigue teniendo más salidas que entradas.

En su conjunto, en todo el 2018 se trasladaron desde Catalunya a otras comunidades autónomas, fundamentalmente Madrid, 2.359 compañías y llegaron 467, lo que deja un déficit de 1.892. La gran beneficiada de esta situación fue la Comunidad de Madrid, a la que llegaron en el 2018 casi 2.500 empresas.

La crisis política fue causa suficiente para que empresas catalanas, entre ellas a los bancos y a muchas de las compañías más emblemáticas y arraigadas, a trasladar sus sedes sociales a otras comunidades. En concreto, en el primer trimestre del 2019 se fueron de Cataluña 349 empresas y llegaron 194, dejando un saldo negativo de 155, mientras que en el segundo trimestre se fueron 210 y llegaron 165, lo que supone una pérdida de 45 compañías. En suma, en el primer semestre del año Catalunya perdió 200 empresas.

No obstante, estas cifras son inferiores a las observadas en el 2018. El pasado año empezó con la salida de 1.350 sociedades y la llegada de 96, dejando un saldo negativo de 1.250 empresas que contrasta con el saldo positivo que registró, por ejemplo, la Comunidad de Madrid con 771 sociedades. En el segundo trimestre del 2018, Catalunya suavizó la pérdida de empresas a 536, aunque siguió liderando la clasificación, y mejoró el dato de legadas a 114, arrojando un saldo negativo de 422, que nuevamente contrasta con la cifra positiva de 312 registrada en Madrid.

En el tercer trimestre de 2018, el saldo negativo de Catalunya se redujo a 155 (259 salidas frente a 104 entradas), mientras que el de la Comunidad de Madrid -positivo en 163 sociedades- se redujo con respecto al observado meses atrás. Esta tendencia se acrecentó a cierre del pasado ejercicio, cuando Catalunya dejó de ser la primera comunidad por traslados de sede social para ocupar la segunda posición con 214 y con una cifra de llegadas de 153, que reduce a 61 las compañías perdidas.

Estos datos están lejos de los que se observaron en el 2017, en pleno conflicto catalán, cuando en solo tres meses 2.536 empresas se fueron de Catalunya y 2.541 recayeron en la Comunidad de Madrid.