Ir a contenido

feria

El Barcelona Meeting Poing pone el foco en el derecho a la vivienda y la sostenibilidad

El certamen se celebrará del 16 al 19 de octubre en el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona

El Barcelona Meeting Poing pone el foco en el derecho a la vivienda y la sostenibilidad

El salón inmobiliario Barcelona Meeting Point, que se celebrará del 16 al 19 de octubre en el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona, duplicará su espacio dedicado a la reflexión y abordará cuestiones como el derecho a la vivienda o la sostenibilidad, demostrando que "no es solo una feria de empresas".

Esta es una de las principales novedades de la 23 edición de Barcelona Meeting Point, presentada por el delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZNB) y presidente de la feria, Pere Navarro, y la directora general del Consorcio, que es el organizador del salón, Blanca Sorigué.

"Este año hemos duplicado el espacio de congreso, habrá muchas más ponencias, más oradores internacionales de primer nivel y hablaremos de algunos temas que están presentes no solo en el mundo inmobiliario sino en la sociedad en general, como el acceso y derecho a la vivienda", ha explicado Navarro.

El delegado especial del Estado en el CZFB ha subrayado su compromiso con la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas: "Queremos colocar esta filosofía y esta nueva forma de ver el mundo en todas nuestras actividades y que impregne el Barcelona Meeting Point".

Así, el salón contará con 4 salas de conferencias, más 50 sesiones de debate y más de 150 ponentes que tratarán cuestiones como el papel de la mujer en el sector, las ciudades inteligentes, la inmologística, la transformación del mercado o el impacto de las nuevas tecnologías.

Entre las novedades también destaca el cambio de imagen del salón, que adopta el rojo como color corporativo y presenta un nuevo logo con la forma de la tradicional manzana del Eixample barcelonés.

El Barcelona Meeting Point volverá a contar con el programa de aceleración de empresas emergentes que inauguró el año pasado y que premiará a las 10 mejores 'startups', proporcionándoles herramientas para lograr financiación.

Los organizadores esperan que más familias acudan este año a la feria y confían superar los 16.600 visitantes de la pasada edición.

Sorigué ha subrayado la relevancia del salón, en el que participarán 280 empresas de 26 países, y que genera negocio y beneficios tanto para los asistentes como para la ciudad.

Menos costes

Otra de las novedades de esta edición es la reducción de un día de salón, que pasará de durar cinco días a cuatro, lo que permitirá condensar el contenido de la feria y reducir los costes para las empresas.

Sobre el impacto de la desaceleración económica, Navarro ha señalado que el sector sigue creciendo y aunque pueda haber "ajustes" ha confiado que no será "nada comparable a lo que ocurrió en 2008", pues todos están "vacunados" con lo que se hizo entonces.

Ante la posibilidad de que el sector inmobiliario pueda ser "un refugio" para los inversores porque es "sólido", Navarro ha celebrado su fortaleza pero ha rechazado que se use "solo para especular y para guardar el dinero y garantizar una rentabilidad" y ha reclamado que "sirva para producir y ofrecer vivienda".

Navarro también se ha referido al posible impacto de las movilizaciones contra la sentencia del procés y ha confiado que no afectarán a la celebración del congreso, que es "una actividad que trasciende las circunstancias puntuales". EFE