Ir a contenido

Del 23 de septiembre al 7 de octubre

Reino Unido concluye la repatriación de los 140.000 afectados por la quiebra de Thomas Cook

Más de 33.000 turistas retornaron a las islas británicas desde España

Sara Ledo

Un avión de Thomas Cook en el aeropuerto de Manchester, este 23 de septiembre

Un avión de Thomas Cook en el aeropuerto de Manchester, este 23 de septiembre / PHIL NOBLE (REUTERS)

La mayor operación de repatriación de británicos tras la Segunda Guerra Mundial, conocida como operación 'Matterhorn', ha finalizado con éxito este lunes por la mañana. Desde el 23 de septiembre, la Autoridad de Aviación Civil británica ha devuelto al Reino Unido a cerca de 140.000 viajeros que se quedaron "colgados" alrededor de todo el mundo tras la quiebra del turoperador Thomas Cook.

El último vuelo llegó a las 8.35 horas a Manchester desde Orlando con los últimos 392 pasajeros a bordo. En total, según la Autoridad de Aviación Civil británica, se han realizado en las últimas dos semanas 746 vuelos desde 55 aeropuertos diferentes, de los cuales 177 tuvieron su origen en España. Así, según informó Aena, desde este país se han trasladado a Reino Unido a un total de 33.391 turistas en un proceso que se ha desarrollado "sin incidentes ni reclamaciones".

Una operación que se calcula que podría tener un coste cercano a los 100 millones de libras y con la que se pone punto y aparte -todavía quedan empresas y empleados afectados- a la crisis iniciada por el inventor de los paquetes de viajes combinados.

360.000 reclamaciones

Por otra parte, la Autoridad de Aviación Civil británica (CAA) ha abierto este lunes el formulario de reclamaciones para aquellos turistas que tenían hecha su reserva con el turoperador británico pero se han quedado sin viajar por la entrada en suspensión de pagos de la empresa. En total, son más de 360.000 reservas protegidas por ATOL -sistema de protección financiera que protege la mayoría de los paquetes de viajes en avión vendidos por las empresas con sede en Reino Unido- que cubren los viajes de cerca de 800.000 personas, a quienes les será reembolsado el precio íntegro del billete.

Además, los clientes que estaban en el extranjero cuando la empresa quebró y realizaron gastos de su bolsillo debido al retraso de los vuelos –aunque el 94% de los viajeros voló el día original de su vuelo-, también pueden reclamar estos gastos. Según apunta la CAA, el objetivo es efectuar los reembolsos en un plazo de 60 días. "Será el programa de reembolso ATOL más grande de la historia. La CAA está trabajando las 24 horas con nuestros socios para que los clientes reciban sus reembolsos lo más rápido posible", aseguró el director ejecutivo de la CAA, Richard Moriarty.

Temas: Turismo