Ir a contenido

Desaceleración

Foment prevé un final de año marcado por el repunte de los EREs

La patronal de la gran empresa catalana estima que la formación de un Gobierno estable podría revertir algunos efectos del frenazo económico sobre el empleo

Gabriel Ubieto

Los parados sin ayuda caen al 43,7%, dos puntos menos respecto 2017

Los parados sin ayuda caen al 43,7%, dos puntos menos respecto 2017 / LUIS TEJIDO (EFE)

Foment del Treball prevé que el 2019 acabará de la misma manera como lo comenzó: marcado por un repunte de los despidos vía expedientes de regulación de empleo (ERE). Desde la patronal catalana apuntan a que las cifras de trabajadores afectados por estos procesos, el 42,7% más que en el ejercicio anterior, se mantendrá e irá a más; acentuado por el frenazo económico global y la falta de Gobierno en España. “Una mayor estabilidad política, tanto en España como en Catalunya, podría revertir la tendencia”, ha declarado en rueda de prensa la presidente de la comisión laboral de Foment, María Ángeles Tejada.

Si los EREs de Caixabank, Dia o Vodafone arrancaron el año, General Cable, la antigua Tyco o el Grupo Zurich son los últimos en sumarse recientemente a la lista de reestructuraciones empresariales con despidos colectivos de por medio. Las cifras todavía revelan una realidad muy lejana a la que se vivió en Catalunya durante los peores momentos de la recesión. El máximo de EREs registrados se alcanzó en el 2012, cuando estos alcanzaron la cifra de 5.669 expedientes. En lo que va del 2019 (enero-agosto, últimos datos disponibles) este dato es de 254. Una cifra que, no obstante, ha afectado al 42,7% más de trabajadores y se ha saldado con 1.715 despidos. La gran mayoría de ellos en la industria.

Desde Foment ven en esta estadística un cambio de tendencia, marcado por la desaceleración generalizada y que se reproducirá tanto en lo que queda de año como en los venideros. Si hasta ahora la tónica era que cada ejercicio cerraba con menos afectados por ERE que el anterior, a partir de este 2019 será al revés, tal como ha estimado el director de relaciones laborales de Foment, Javier Ibars.

Y otro elemento que ha introducido Ibars para explicar este nuevo goteo de despidos colectivos, a parte de la especial sensibilidad de la industria al contexto internacional, son los incrementos salariales actuales, que a nivel de convenios se sitúan alrededor del 2,3%. Estos, según han considerado desde la patronal catalana, limitan la capacidad de inversión empresarial. A lo que cabe añadir la incertidumbre política y qué pasará con el actual marco de relaciones laborales. Es decir, qué pasará con las actuales reformas laborales vigentes y qué hará el PSOE, si finalmente consigue formar Gobierno, con ellas. “Es complicado un crecimiento de las inversiones y de la ocupación con esas incertidumbres”, ha remarcado Ibars.

Más EREs, más huelgas

La patronal se está preparando para gestionar una de las consecuencias del aumento de las reestructuraciones empresariales y los despidos colectivos: el aumento de la conflictividad laboral. Tras varios años de “paz social” en la gran mayoría de empresas y de huelgas a la baja, Foment prevé que este 2019 también será un año de cambio de tendencia en este aspecto. Según los datos del Observatori del Treball, entre enero y mayo del 2019 se realizaron en Catalunya un total de 68 huelgas con incidencia; el 54% más que en el mismo periodo del año anterior. Lo que provocó que se dejaran de trabajar 99.119 jornadas laborales.

La conflictividad laboral sigue el mismo guión que los EREs, todavía las cifras actuales revelan una realidad alejada del panorama más duro tras el estallido de la crisis, pero también muestran una tendencia al alza. El 2019 será el primer año tras cinco descensos consecutivos que subirá la conflictividad laboral.

Temas: Despidos Empleo