01 abr 2020

Ir a contenido

Guerra comercial

La DO Empordà: "Nos perjudica, EEUU es el segundo país importador"

El vino es el producto gerundense más perjudicado por los nuevos aranceles, a pesar de que el sector no prevé grandes pérdidas

La afectación será menor en los sectores cárnicos y del aceite, que venden poco a Estados Unidos

F. Benejam

Trabajadores del Celler Espelt, de la DO Empordà, recogiendo uva en una imagen de archivo.

Trabajadores del Celler Espelt, de la DO Empordà, recogiendo uva en una imagen de archivo. / Xavier Pi (ACN)

Aceitevino cerdo. Tres de los principales productos de las comarcas gerundenses, tres de los alimentos europeos marcados por los aranceles del 25% anunciados por los Estados Unidos. Esto debería hacer saltar las alarmas, pero bien es verdad que en las comarcas gerundenses las medidas punitivas sobre los productos de la Unión Europea que ha impulsado Donald Trump pasarán de largo. El motivo principal es simple: o bien el mercado norteamericano no es el principal destino, o bien sí que lo es pero el volumen que se exporta es muy bajo, informa el Diari de Girona.

El vino es, de estos tres alimentos, el más afectado por los aranceles. Los Estados Unidos son el segundo mayor destino de las botellas de la DO Empordà después de Suiza. El año pasado las bodegas vendieron casi 100.00 unidades, pero esto apenas representa el 1,6% de las ventas totales (cerca de 6 millones de botellas). Según el presidente de la DO Empordà, Xavier Albertí, los EE.UU. "son un país preferente, el lugar donde hemos pesto más interés a través de campañas de promoción. Nos sabe mal que factores políticos tengan este tipo de consecuencias al segundo país importado".

Albertí califica la medida de Trump de "dificultad añadida" teniendo en cuenta que los Estados Unidos son "un país importante dentro de la modestia" para los vinos de la DO Empordà. "Tendremos que ver qué se hace. No es la primera vez que el presidente norteamericano toma este tipo de decisiones. También tenemos que tener en cuenta que nuestros vinos allá se venden más por prestigio y por marca que no por precio, así que está por ver si un posible encarecimiento afecta a las ventas". En esta línea, el presidente de la DO considera que en el ámbito catalán el sector vinícola (que exporta el 50%) sí que puede quedar más tocado.

Las cárnicas se salvan

Las cárnicas son las industrias gerundenses que más dinero mueven con las exportaciones. Forman, de hecho, el principal sector económico de la provincia. Sobre el papel, la imposición de los aranceles de Trump al tocino debería suponer un golpe duro para los productores y procesadores de carne gerundenses, pero la realidad es que las medidas punitivas del Gobierno norteamericano pasan muy de puntillas para el porcino de Girona. Así lo ve Ricard Parés, presidente de la Asociación Catalana de Productores de Porcino (Porcat), que asegura que "los aranceles nos afectan poco porque nuestro mercado principal es el asiático".

De hecho, Parés apunta que la guerra comercial entre China y los Estados Unidos puede perjudicar la incidencia de los norteamericanos en los mercados asiáticos, un hecho que beneficia indirectamente a las empresas gerundenses. "La guerra comercial no nos va en contra. Nos preocuparía si los Estados Unidos ocuparan nuestros mercados".

En una línea similar se posiciona Josep Antoni Buixeda, director general de procesados de Costa Food Group, al que pertenece Casademont. "Allí exportamos chorizo y jamón serrano, pero para nosotros los EE.UU. son el cuarto mercado. Un aumento de los aranceles provoca una subida del precio de destino, que repercute al consumidor, y esto lleva a una potencial bajada de la demanda. Nuestro producto allá no es exótico, pero tampoco es habitual; si se encarecen los precios los consumidores pueden prescindir, pero el volumen de exportaciones es muy bajo".

En el sector del aceite pasa tres cuartos del mismo. No hay mucho aceite de Girona en los hogares y restaurantes de los EE.UU.. Simón Casanovas, presidente de la DOP Oli de l'Empordà y gerente de Empordàlia, asegura que el batacazo gordo será en el campo español o europeo, pero que en el Alt Empordà apenas tendrá incidencia. En este sentido, recuerda que el aceite que exportan a los EE.UU. es de alta calidad, con lo que es posible que los consumidores no den tanta importancia al precio.

Tranquilidad

En general, los representantes de las empresas gerundenses están tranquilos con la noticia. La FOEG lamenta que se introduzcan nuevos aranceles y confía en que la Unión Europea pueda seguir negociando con los EE.UU. e intentar revertir esta situación. Por su parte, la Cámara de Comercio de Girona recuerda que las exportaciones a los Estados Unidos son muy bajas, y augura que el impacto será leve y no repercutirá de manera general, sino de forma puntual en alguna empresa en concreto. Por su parte, Unió de Pagesos (UP) reclamó esta semana a las administraciones catalana y estatal que trabajen para evitar que el sector agrario pague el pato por el hecho de que la Unión Europea (UE) diera subsidios al de la aeronáutica, hecho que ha motivado el establecimiento de los aranceles por los EE.UU..