Ir a contenido

NUEVAS REGLAS PARA LA GLOBALIZACIÓN

Inditex celebra 10 años de acuerdo sindical mundial para sus tiendas

Representantes sindicales españoles e internacionales elogian las relaciones laborales de la multinacional española

La OIT valora que la compañía de origen gallego es pionera en la vigilancia de los derechos de los trabajadores

Rosa María Sánchez

El presidente de Inditex, Pablo Isla, conversa con representantes sindicales internacionales en la sede del Consejo Económico y Social (CES)

El presidente de Inditex, Pablo Isla, conversa con representantes sindicales internacionales en la sede del Consejo Económico y Social (CES) / JOSÉ LUIS ROCA

En el 2014, sindicatos norteamericanos se propusieron organizar a los trabajadores de Zara en su emblemática tienda de la Quinta Avenida de Nueva York, de casi 1.000 empleados. "Demasiado a menudo, en los EEUU los empresarios hacen todo lo posible para evitar que se formen sindicatos, con amenazas, infringiendo la ley o contratando a gente que lo impida".  Pero Inditex (propietaria de Zara) tomó otro camino, permitiendo a los trabajadores que así lo decidieron agruparse en sindicatos.  Ahora, en todas la tiendas de Zara de Nueva York y su área existen secciones sindicales y eso ha servido de empleo para otras empresas del sector de la distribución en EEUU.

Quien relata esta historia es Stuart Applebaum, el presidente del poderoso sindicato estadoudense RWDSU (Retail, Wholesale and Departament Store Union) del sector de comercio. Applebaum ha participado este jueves en Madrid, en la sede del Consejo Económico y Social (CES) en un acto promovido por la propia Inditex para celebrar los diez años del acuerdo mundial entre la multinacional española y el sindicato internacional UNI Global Union (el que forman parte RWDSU y los españoles UGT y CCOO, entre muchos  más) que representa 20 millones de trabajadores del sector comercio y la gran distribución de más de 150 países. 

En el acto han estado presentes el propio presidente de Inditex, Pablo Isla, y representantes sindicales nacionales e internacionales.

"Ser un buen empresario en EEUU requiere ir más allá de lo que requiere la ley, y eso es lo que hace Inditex", ha elogiado Applebaum, como representante de un sindicato que hace gala de haber logrado abortar un proyecto de 3.000 millones de dólares de Amazon en la ciudad de Nueva York por no haber ofrecido suficientes garantías laborales.

Un modelo para la globalización

El acuerdo entre Inditex y UNI Global Union nació en 2009 con el objetivo de trasladar a todos el personal de las tiendas de Zara de todo el mundo (hoy, unos 174.000) los derechos laborales impulsados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Este acuerdo es complemetario de otro anterior y de mayor alcance suscrito con la organización sindical IndustriALL Global Union para hacer extender los derechos laborales a los cerca de 1,5 millones de trabajadores de los más de 1.800 proveedores y 7.000 fábricas que forman la cadena de suministro del Grupo Inditex en más de 100 países.

Para el representante de la OIT en España, Joaquín Nieto, Inditex es un ejemplo de cómo fomentar los derechos laborales en el actual modelo de cadenas mundiales de suministro. Según Nieto, de las 60.000 multinacionales que existen en el mundo, Inditex es la única con acuerdos firmados con sindicatos globales que además permite supervisar 'in situ' su cumplimiento. No es que no haya problemas laborales en Inditex, pero existen cauces para reinvidicar los derechos. "Inditex ha demostrado que una empresa socialmente responsable puede tener éxito", ha dicho Nieto.

Los representantes sindicales de CCOO, José María Martínez, y de UGT, Miguel Ángel Cilleros, también han elogiado esta forma de acción sindical internacional. Cilleros le ha pedido a Isla que haga cundir el ejemplo entre el resto de multinacionales y con un juego de palabras le ha sugerido el propósito de "generar tendencia, no solo en el mundo de la moda".

Temas: Zara UGT CCOO