18 sep 2020

Ir a contenido

Energía

Los trabajadores de Endesa en Galicia piden sustituir el carbón por biomasa

La compañía prevé invertir 1.600 millones en eólica en Galicia tras el cierre de As Pontes

La Xunta de Galicia pide al Gobierno medidas para reactivar la central

Sara Ledo

La sede de Endesa en Madrid.

La sede de Endesa en Madrid. / ANDREA COMAS (REUTERS)

Endesa prevé invertir cerca de 1.600 millones de euros en energía eólica en Galicia a cambio del cierre de la central de As Pontes (A Coruña), mientras que los trabajadores piden a la compañía que sustituya el carbón por biomasa forestal para asegurar, así, su empleo.

Así lo han señalado diversas fuentes a la salida de una reunión en el ministerio para la Transición Ecológica convocada por la ministra Teresa Ribera para "conocer de primera mano los planes de la compañía". El viernes la empresa anunció –aunque no lo solicitó formalmente- su intención de cerrar la planta gallega junto a la de Litoral en Almería, en las que tenía previsto hacer inversiones para mantener las centrales en funcionamiento más allá del 30 de junio de 2020, cuando entran en vigor los nuevos límites de emisiones establecidos por la Unión Europea.

El lunes, el director de la central gallega se reunió con los trabajadores a quienes les informó de que la intención de la empresa pasa por instalar 1.500 megavatios de energía eólica en la comarca -según apuntaron los sindicatos-, algo que no gusta a los trabajadores que quieren mantener operativa la central. Por eso, proponen la sustitución del carbón por biomasa y otros residuos "sin necesidad de grandes inversiones". Según explicó el vicepresidente del comité de empresa de la central, Marcos Prieto, hay "viabilidad técnica y económica" para hacerlo.

Así, la propuesta del comité de empresa pasa por sustituir inmediatamente el 25% del carbón por una mezcla de lodos de depuradoras e industriales con biomasas. Y, en el medio plazo, conseguir el cien por cien. Sin embargo, ni el Gobierno gallego ni la empresa consideran viable esta opción a corto plazo.

El conselleiro de Economía, Empleo e Industria de la Xunta de Galicia, Francisco Conde, señaló que estas alternativas "no suponen una solución real para el impacto social que genera la central". "La empresa ha trasladado que estas opciones no son viables", agregó Conde. Por su parte, el alcalde de As Pontes y presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín Formoso (PSOE), agregó que "la propia empresa está probando (esta opción) en sus instalaciones y a eso se ha comprometido, pero es un proceso muy complejo".

Por ello, la Xunta reclamó medidas al Ejecutivo para reactivar la actividad en la fábrica que lleva ya cinco meses parada. Francisco Conde pidió la eliminación del céntimo verde al carbón, la bajada de impuestos o pagos por capacidad, además de un plan de acción urgente dentro de la estrategia de transición justa destinado a las centrales en proceso de transición, como As Pontes o Meirama, y la participación de Galicia en la plataforma europea de regiones afectadas por el cierre de las centrales térmicas.

La localidad gallega de As Pontes (A Coruña) es muy dependiente de esta central y se calcula que de ella dependen alrededor de 750 familias, según la Xunta de Galicia. Así, además de los trabajadores de la central, el cierre de As Pontes también afecta muy directamente a más de un centenar de transportistas que dependen de Endesa y que reclaman una pronta solución.

Temas Energía