03 abr 2020

Ir a contenido

Aerolíneas

Norwegian cierra su base del aeropuerto de Madrid y anuncia un ERTE en el resto

La compañía se justifica en la baja rentabilidad de los vuelos cortos desde la capital y en el efecto de los Max 737 de Boeing

Los trabajadores afean a la empresa que les haya avisado con un mes de antelación de que se pueden quedar sin empleo

Sara Ledo

Un avión de Norwegian Airlines en una imagen de archivo.

Un avión de Norwegian Airlines en una imagen de archivo. / El Periódico (Archivo)

La compañía aérea Norwegian ha anunciado el cierre de su base de Madrid y un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para sus 145 trabajadores, así como un ERTE (un ERE temporal) en el resto de sus bases de Alicante, Málaga, Barcelona, Tenerife y Gran Canaria, lo que afectaría a un tercio de su plantilla en España.

Así lo han confirmado trabajadores y empresa que ha justificado la decisión en que tras una revisión de sus operaciones de corto radio en España, se ha concluido que algunas de sus rutas en Madrid "no son comercialmente viables". Por ello, ha decidido suspender seis de las ocho rutas de corto recorrido que estaban previstas desde Madrid para la próxima temporada de invierno: las que unen Barajas con Estocolmo y Palma de Mallorca, que dejarán de operar el 27 de octubre; y con Copenhague, Reikiavik, Tenerife y Gran Canaria, que dejarán de hacerlo el 8 de enero.

Así, al mantener solo dos conexiones en la capital, las que unen Madrid con Oslo y Londres, Norwegian no tendría "el nivel mínimo de actividad que justifique la tenencia de aviones y tripulación en la base", según explican fuentes de la empresa, y por eso, echa el cierre y pone en marcha un ERE para 145 personas (100 tripulantes de cabina y 45 pilotos). No obstante, ambas rutas -junto con las de largo recorrido que unen Madrid con Nueva York y Los Ángeles- se mantendrán, pero se harán al revés, con tripulación británica y noruega, respectivamente.

Por otra parte, Norwegian señala hacia la "estacionalidad del invierno" y al efecto de los Max 737 de Boeing que no llegan como los principales motivos de un ERTE que afecta al resto de sus bases españolas. El  total de trabajadores afectados por los dos procedimientos es de 448, entre pilotos y tripulantes de cabina, según apuntan los sindicatos de ambos colectivos (Sepla y USO).

La empresa asegura que su intención es buscar soluciones para minimizar el impacto del ERE en Madrid, como ya hizo en el aeropuerto de Palma de Mallorca que cerró en abril de este año y en el que todos sus empleados (cerca de un centenar) fueron recolocados. Sin embargo, los sindicatos se quejan de que el cierre de la base madrileña les ha pillado desprevenidos, pues la compañía no se puso en contacto con ellos hasta el pasado viernes por la tarde, y ya sin mucho margen de acción, pues el cierre comienza en un mes. Por ello, los representantes de los tripulantes de cabina (sindicato USO) no descartan ir a la huelga.