Ir a contenido

energía

Endesa pone en marcha un robot submarino de matenimiento

El equipo, en fase de prueba, minimiza el riesgo laboral en esas operaciones

El Periódico

Un operario trabaja en el robot de mantenimiento de Endesa.

Un operario trabaja en el robot de mantenimiento de Endesa.

Endesa, dentro de su proceso de digitalización, ha probado con éxito el nuevo robot submarino, ROV (vehículo operado de modo remoto), diseñado para la inspección e intervención en remoto en labores de mantenimiento de sus instalaciones de generación térmica.

Se trata de un vehículo de pequeñas dimensiones (29 x 34 x 52 cm y 12,5 kg de peso) que es operado a distancia y puede ser manejado por el propio personal de las plantas. El vehículo submarino permite realizar trabajos hasta 300 metros de profundidad y ha sido diseñado, fabricado y suministrado por la 'start up' española NIDO Robotics, siguiendo las especificaciones de Endesa para adecuarlo a las labores bajo el agua de inspección y mantenimiento requeridas en una planta.

El equipo submarino minimiza riesgos laborales de personal propio o de terceros, gracias a que evita total o parcialmente el empleo de submarinistas en tareas de inspección y mantenimiento. Asimismo reduce costes en las anteriores tareas submarinas, ya que no es necesaria la subcontratación de equipos de submarinistas compuestos por varias personas y que requieren ser desplazados hasta las centrales.

Además, optimiza el tiempo de respuesta para el análisis y posible resolución de incidencias en activos que, por estar total o parcialmente sumergidos, no son accesibles.

Hasta la fecha, se ha probado con éxito en tres centrales de generación de distintas características. En concreto, en la central térmica de carbón y terminal portuaria de Carboneras, en Almería; en el ciclo combinado de San Adrián del Besós, en Barcelona; y en la central diésel de Melilla.

Temas: Endesa