21 feb 2020

Ir a contenido

Quiebra de Thomas Cook

Las aerolíneas advierten sobre una caída del tráfico aéreo este invierno por la quiebra de Thomas Cook

La Asociación de Líneas Aéreas asegura que no hay capacidad para asumir los 650.000 asientos programados

Sara Ledo

Las aerolíneas advierten sobre una caída del tráfico aéreo este invierno por la quiebra de Thomas Cook

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) advierte sobre una posible caída del tráfico aéreo este invierno (entre noviembre de 2019 y marzo de 2020) por la quiebra del turoperador británico Thomas Cook. Así, de los 87 millones de asientos programados, la muerte de Thomas Cook supone la pérdida de alrededor de 650.000 asientos que difícilmente serán reemplazados por otra compañía, según el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara.

En una rueda de prensa para hacer balance de la temporada de verano, Gándara aseguró que la capacidad aérea española crecería en un 1% si se mantuviesen todas las plazas de Thomas Cook, pero también advirtió de que las aerolíneas no tienen capacidad para asumir todos estos asientos, a pesar de que el turoperador Jet2 ya ha anunciado que se quedará con unas 150.000. "A corto plazo el problema que hay es que muy pocas compañías aéreas tienen capacidad para sacar aviones y hacer las rutas que tenía Thomas Cook. A corto plazo, algunas compañías harán algo, pero no hay mucho que se pueda hacer", explicó Gándara.

Así, depende de lo que ocurra, el crecimiento podría se plano o incluso negativo. Eso sí, la comunidad más afectada será Canarias que empieza mañana 1 de octubre su temporada alta de turismo sin mucho margen de maniobra. En el caso de las islas, el porcentaje de asientos de Thomas Cook sobre el total programado es superior al nacional por lo que la incidencia se espera que también sea mayor. A esto se une que el tráfico que va a Canarias suelen ser de aerolíneas 'punto a punto' o vuelos 'charter' con un factor de ocupación muy alto, por lo que la capacidad de cubrir huecos de otras aerolíneas es muy limitada. "En algunos casos quedaba solo uno o dos asientos por vender", aseguró Gándara. 

El también presidente de Easy Jet recordó, además, otro problema -y uno de los activos más valiosos de Thomas Cook- como son los derechos de vuelo –conocidos en la jerga aérea como 'slots'-, especialmente los del aeropuerto londinense de Gatwick que suponen el 4% del total y que deberán repartirse entre aerolíneas. Según un informe de Credit Suisse, Easy Jet es la aerolínea mejor posicionada para hacerse con estos derechos, algo que Gándara no quiso confirmar ni desmentir.

A corto plazo la solución a la salida de Thomas Cook parece difícil, pero no a medio plazo, pues el problema se debería enmendar de cara al próximo verano. "Lo que creemos que se debe a hacer es de cara a la temporada 2020 ver cuáles son las medidas que podrían ayudar a cubrir ese hueco en el mercado", aseguró Gándara, a quien no convence una bajada de las tarifas aeroportuarias porque "Aena tiene que cubrir costes, y una bajada en un sitio supondría una subida en otro". 

El presidente de ALA añadió que a España le hubiese afectado mucho más que Thomas Cook se hubiese llevado por delante también a su filial Condor –rescatada por el Gobierno alemán- con 900.000 asientos programados para este invierno y quitó hierro al cierre de bases de Ryanair en Canarias que, dijo, si bien sí afectará a los trabajadores, no interrumpirá la conectividad. "El cierre de bases no afectará mucho a su conectividad porque seguirán haciendo las rutas por otro sitios", agregó. 

El crecimiento del tráfico se modera

Ryanair es la única aerolínea de las 10 más importantes para España que no está integrada en ALA, asociación que cuenta con más de 80 compañías aéreas. En base a estas empresas, la asociación ha realizado un estudio sobre el verano 2019 (desde marzo hasta agosto) que señala que en España se ha incrementado el tráfico más de un 4,7% hasta los 154 millones de pasajeros, aunque el ritmo de crecimiento se ha ralentizado.

Entre los motivos que dan pie a esta relajación se encontrarían la desaceleración económica de Reino Unido o Alemania y el 'brexit', pero no las huelgas en el aeropuerto de El Prat que, según Gándara, no han afectado a la conectividad. El aeropuerto catalán recibió 29 millones de pasajeros –lo que supuso un crecimiento del 3,9% respecto a 2018-, mientras que Madrid recibió 32,5 millones de viajeros (un 7,1% más). 

Además, la ralentización del crecimiento viene de lejos -desde diciembre de 2016 se ha ido moderando hasta que en agosto de 2019 se situó en el 5% de media móvil de doce meses-. En el acumulado de 2019 llegaron a España 186,8 millones de pasajeros (un 5% más), de los cuales a Madrid llegaron 41 millones (6,8% más), y a Barcelona, 35,6 millones (5,2% más). Sin embargo, destaca el auge del tráfico intercontinental en un 13,8% (15,9 millones), especialmente en Barcelona que con 4,2% millones de pasajeros creció a un ritmo del 16,1%, mientras Madrid lo hizo al 11,1% (10,9 millones).

Los autobuses estiman unas pérdidas de 45 millones de euros

La quiebra de Thomas Cook producirá unas pérdidas en el transporte en autobús de alrededor de 45 millones de euros, según la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebus). La patronal indica que el agujero en su segmento sería de un 22,5% del impacto total sobre el sector estimadoa 'grosso modo' en 200 millones de euros por el lobbi turístico Exceltur. 

Según informó en una nota de prensa Confebús, la patronal del autobús ya se ha puesto en contacto con todas las autoridades a nivel nacional y europeo que están trabajando por llevar a cabo acciones para mitigar el impacto de la quiebra. Asímismo, ha solicitado a las "autoridades competentes" realizar un análisis sobre las razones que llevaron a Thomas Cook a suspender pagos que permita "anticipar crisis futuras y arbitrar políticas que minimicen los riesgos en este sector".

Confebús, que señala que la facturación del transporte discrecional en autobús asciende a 1.304 millones de euros y emplea a 21.700 trabajadores, también ha solicitado a las autoridades "un acceso ágil y eficaz a los instrumentos financieros que pueden contribuir a mantener la competitividad del turismo".

Temas Turismo