Ir a contenido

sector financiero

El BCE quiere revisar la pruebas de esfuerzo de la banca

El consejo de supervisión de la entidad monetaria cree que hay que reconsiderar el diseño de los tests

Andrea Enria, presidente de la EBA.

Andrea Enria, presidente de la EBA.

El presidente del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Andrea Enria, ha dicho hoy que "es hora de reconsiderar el diseño de las pruebas de solvencia" a la banca.

Al intervenir en la cuarta conferencia anual de la Junta Europea de Riesgo Sistémico, Enria consideró que las pruebas de solvencia han mostrado ser "muy útiles", independientemente de los objetivos para los que hayan servido.

Diez años después de la crisis y cinco años después del inicio de la supervisión bancaria europea, añadió, "es hora de reconsiderar el diseño de las pruebas de solvencia".

Por su parte, el presidente del BCE, el italiano Mario Draghi, ha afirmado que la mayoría de los países de la Unión Europea (UE) ha aplicado, al menos, una medida para afrontar los riesgos en el sector de la propiedad residencial.

Propiedad comercial

Draghi añadió al inaugurar la conferencia que "la mitad tiene medidas para afrontar los riesgos en el sector de la propiedad comercial".

Doce países de la UE han decidido imponer una tasa positiva sobre el colchón contracíclico.

En 2016, esta Junta, que preside Draghi, emitió advertencias a ocho países por sus riesgos a medio plazo en el sector inmobiliario residencial.

Ahora la Junta considera que en seis de ellos los riesgos no se han tratado de forma adecuada y el pasado lunes publicó unas recomendaciones para que se apliquen remedios.

Estos países son Bélgica, Dinamarca, Luxemburgo, Holanda, Finlandia y Suecia.

Burbujas inmobiliarias

Además, este año ha advertido a cinco países de la posibilidad de que estén creando burbujas en el mercado inmobiliario, que son República Checa, Alemania, Francia, Islandia y Noruega.

Las recomendaciones son más serias que los avisos, porque significan que esos países no han tomado medidas adecuadas para afrontar los riesgos de sus mercados inmobiliarios.

En el 2016, la Junta recomendó a Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Luxemburgo, Holanda, Suecia y el Reino Unido que tenían riesgos significativos en sus mercados de propiedad residencial y que podían poner en peligro la estabilidad financiera a medio plazo.

Este año, todos los países nórdicos, que ya sufrieron una crisis financiera a finales de los años 80, han recibido recomendaciones o avisos.

La Junta ve un riesgo claro por la interconexión del sistema bancario nórdico.

En Alemania, donde hay una sobrevaloración de los precios de la vivienda y se relajan las condiciones para dar créditos, "existe incertidumbre respecto a esos estándares por "la significativa falta de datos", según la Junta.

El pasado lunes, el Bundesbank (banco central de Alemania) y la autoridad alemana de supervisión financiera BaFin también dijeron que los datos sobre los créditos inmobiliarios son malos, por lo que "es necesaria una recopilación de datos estandarizada" y una base jurídica.

En Francia, que ha recibido este año un aviso, el endeudamiento de los hogares es elevado y hay señales de sobrevaloración en algunas ciudades grandes.