Ir a contenido

Cotizaciones pendientes

Trabajo acelera su plan de ayuda a parados por la crisis a las puertas del 10-N

Los trabajadores entre 35 y 44 años y que estuvieron desempleados durante, como mínimo, tres años, entre el 2008 y el 2018, podrán recuperar dos años de cotización

El Ministerio saca el proyecto de orden ministerial a información pública durante la última quincena de septiembre

Gabriel Ubieto

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, interviene durante el pleno del Congreso de los Diputados.

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, interviene durante el pleno del Congreso de los Diputados. / J.P. Gandul (EFE)

El Ministerio de Trabajo ultima los preparativos para poder lanzar su plan que permita a los parados que perdieron su empleo durante la crisis recuperar hasta dos años de cotizaciones que dejaron de pagar al ser despedidos. Y no descarta tenerlo listo y en práctica antes del próximo 10 de noviembre, fecha designada para las segundas elecciones generales de este año, tal como reconocen fuentes del Ministerio. Es una cuestión de "plazos administrativos", señalan esas mismas fuentes. Dicho proyecto fue aprobado el pasado 28 de diciembre del 2018 pero ha sido reactivado públicamente el pasado 13 de septiembre, cuando fue colgado la página la web del Ministerio.

Este proyecto permitirá a las personas que actualmente tengan entre 35 y 44 años y se quedaron en paro entre el 2 de octubre y el 1 de julio del 2018 durante, como mínimo, tres años firmar un convenio especial con la Seguridad Social. Mediante dicho convenio podrán voluntariamente pagar de su propio bolsillo las lagunas de cotizaciones por un periodo máximo de dos años, sin conocerse todavía el montante que tendrá que aportar. Dichas cotizaciones solo se tendrá en cuenta a los efectos de las prestaciones de incapacidad permanente, jubilación y muerte y supervivencia, tal como detalla el documento preliminar colgado por Trabajo en su portal de transparencia.

El departamento encabezado por Magdalena Valerio ha decidido sacar y desempolvar del cajón de medidas pendientes el desarrollo de una norma que fue aprobado en el último Consejo de Ministros del 2018, concretamente el 28 de diciembre. ¿Por qué ahora, nueves meses después de su aprobación? Por la misma razón por la que desde el Ministerio no pueden asegurar tenerlo antes de las elecciones o después: "plazos administrativos".

El Ejecutivo justificó dicho paquete de medidas con el objetivo de "la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo", y en él incluyó cuestiones diversas como la cotización obligatoria de los becarios; que levantó debate mediático las semanas siguientes de aprobarse y que ahora vuelve a estar en barbecho, a la espera de un Gobierno que deje de estar en funciones. De hecho, ni dicha medida fue publicitada en su momento ni la reactivación del paquete de cotizaciones lo ha sido ahora.

Reactivado nueve meses después de aprobarse

Trabajo ha recuperado el paquete de ayudas para parados durante la crisis mediante una publicacion el pasado 13 de septiembre de una consulta pública previa para que los actores interesados le hicieran llegar objeciones. Dicho proceso de participación finaliza el próximo 1 de octubre; será entonces cuando los técnicos del Ministerio comiencen a redactar la orden ministerial. En dicho proceso, y teniendo en cuenta las alegaciones manifestadas por terceros en las dos semanas de consulta pública previas, el texto final puede incluir modificaciones. Los requisitos para poder acceder a esta medida pueden verse modificados durante el desarrollo de la orden, tal como reconocen desde Trabajo, y cuestiones como la horquilla de potenciales beneficiarios (ahora en esos 35-44 años) o el habilitarse deducciones para los voluntarios que se acojan a ello podrían cambiar.

¿Cuánto tendrá que pagar alguien que cumpla con los requisitos? Hasta que la orden ministerial no esté en la mesa de la ministra (o ministro, si el proceso se alarga más allá de las elecciones y hay cambios en la cartera) tampoco está claro. Desde UGT han realizado una estimación promedio y han cifrado en 6.500 euros los que un trabajador debería abonar para cubrir esos dos años pendientes. Una cuantía que muchas personas que quedaron en paro tras el ‘crash’ económico del 2008 puede que no puedan (o quieran) reunir.  "No siempre coincide quién más lo necesita con quién tiene más posibilidades de acogerse", reflexiona la secretaria de políticas sociales de UGT, Mari Carmen Barrera.

Desde la central consideran que el momento de tirar adelante este proyecto hubiera sido en el mes de septiembre, antes de las elecciones generales y cuando las mesas de diálogo social, donde el Gobierno debate con patronales y sindicatos, todavía estaban abiertas. "La recuperación del subsidio para parados mayores de 52 años hubiera sido una buena oportunidad para abordar una reforma integral del desempleo de larga duración producido tras la crisis", reflexiona Barrera.