04 jun 2020

Ir a contenido

reforma del correo

Abierta la puerta al incremento de las tarifas postales internacionales

La Unión Postal Universal decide subir precios para evitar que EEUU abandone el organismo

La medida pretende elevar los costes para China de los envíos de paquetería

Eduardo López Alonso

Paquetes procedentes de China, a la espera de ser distribuidos en las dependencias de Correos en la Zona Franca de Barcelona.

Paquetes procedentes de China, a la espera de ser distribuidos en las dependencias de Correos en la Zona Franca de Barcelona. / RICARD CUGAT

La Unión Postal Universal (UPU) aprobó este miércoles una reforma tarifaria para adaptarse al comercio electrónico que evita que uno de sus principales miembros, Estados Unidos, salga del organismo y cause una gran escisión en el sistema global de correo. 

La reforma adoptada permitirá un incremento de las tasas de entre un 13% y un 17% entre el 2020 y el 2025, aunque Estados Unidos podrá aplicar las subidas de forma más acelerada a cambio de un pago de 40 millones de dólares en fondos de ayuda a la UPU. Se prevé que el acuerdo suponga en la práctica un aumento de los costes postales en compras transfronterizas, especialmente en el comercio entre China y el resto del mundo.

Las tasas que generaron discordia en la organización son las llamadas "tarifas de remuneración", que los países emisores de correo (y por tanto los que cobran a los clientes el envío) pagan a los receptores para compensar los gastos que ellos también han tenido para entregar las cartas o paquetes. El sistema, en sus inicios pretendía dividir los costes de los envíos entre distintos países teniendo en cuenta niveles de vida de la población e infraestructuras de los países. El comercio electrónico ha potenciado los envíos desde China al resto del mundo, pero el sistema postal chino no contribuye al sistema y son los organismos postales de destino los que asumen costes que no pagan los usuarios.

Tales tarifas se han mantenido relativamente bajas durante décadas pese a que los costes han aumentado a medida que los servicios de correos, por el auge del comercio electrónico, abandonaban progresivamente su rol como transportadores de cartas para reconvertirse en servicios de paquetería.

Ello generó un conflicto encabezado por países como Estados Unidos (aunque secundado por otros importadores netos de correo como Canadá o Brasil) que pedían el aumento de las tarifas a naciones exportadoras como China.

La reforma, aprobada por unanimidad pero tras unas largas negociaciones que se prolongaron hasta la madrugada del martes, ahuyenta el temor a que EEUU abandone esta organización con casi 145 años de historia, algo que Washington había prometido hacer a partir del próximo mes de octubre si se mantenían las tasas actuales. "La propuesta satisface el objetivo que me había encargado el presidente (Donald) Trump, aúna las diversas opiniones y permitirá que EEUU siga siendo miembro de la UPU", señaló en la sesión de votación el director de Política Comercial e Industrial estadounidense, Peter Navarro, seguido de fuertes aplausos, informa EFE.

El mismo Navarro fue quien advirtió el pasado año a la organización de que su país se marcharía si se mantenían las bajas tarifas actuales que según Washington estaban subsidiando los paquetes que llegaban de países como China a causa de la explosión del comercio electrónico.

Las amenazas de EEUU, que gestiona un 40% del correo postal mundial, llevaron a la agencia de las Naciones Unidas con sede en Berna a convocar en el 2019 el tercer congreso extraordinario de su larga historia, reunido esta semana en Ginebra.

Esos fondos servirán para sostener sistemas de seguridad postal y planes de pensiones para el personal de ese sector en todo el mundo. Aunque la solución "no satisfará a todos, intenta velar porque nadie se vaya de este congreso con la sensación de irse con las manos vacías", señaló en el plenario el director general de la UPU, el keniano Bishar Hussein.