Ir a contenido

ENTREVISTA

Brett Scott: "Estoy convencido de que el fin del dinero en efectivo no se producirá"

El autor de 'Hackeando el futuro del dinero' opina que es necesario defender la privacidad ante las nuevas formas de pago

Eduardo López Alonso

Brett Scott, promocionando su libro ’Hackeando el futuro del dinero’, en Barcelona.

Brett Scott, promocionando su libro ’Hackeando el futuro del dinero’, en Barcelona. / MARTÍ FRADERA

Brett Scott, exbrócker y autor del libro 'Hackeando el futuro del dinero', dibuja algunas de las estrategias personales que pueden favorecer el control ciudadano frente al poderoso sistema financiero. Su apoyo al uso del dinero en efectivo es la anécdota de una actitud crítica ante el mundo financiero que viene en el que los medios digitales de pago permiten el rastreo de nuestra actividad como consumidores. Apoya los movimientos asociativos que se configuran como lobis ante la banca, difunde la conveniencia del apoyo a la banca ética, el 'crowdfunding' y el activismo en defensa de la privacidad económica en pro del bien común. 

--¿Estamos ante el final o la etapa final del dinero tal y como lo conocemos?

--Mucha gente lo piensa, pero creo que es una pregunta abierta. Yo no lo creo. La industria de medios de pago y el sector bancario y la industria tecnológica que rodea al sector financiero han abierto esa expectativa por intereses comerciales. Y mucha gente piensa a menudo que es cierto...  

--Pero no lo es por ahora. En España el uso del dinero en efectivo es superior al de las tarjetas de crédito. 

--Sí. Pero la gente se imagina en el futuro un mundo sin dinero. Pero estoy convencido de que el fin del dinero en efectivo no se producirá, como consecuencia de la resiliencia del sistema financiero actual. Los pagos digitales no pueden cubrir las necesidades financieras del sistema. En un país como Suecia, en el que la implantación del dinero digital es muy amplio están preocupados por las consecuencias en el caso de una crisis financiera, por ejemplo. 

--Pero también es cierto que actualmente es posible viajar a otros países y no es necesario utilizar dinero en efectivo en moneda local...

--Es posible y eso abre la puerta a mayores efectos en caso de crisis financiera. Hace que en una situación de ataque de 'hackers' a empresas de suministro eléctrico o en ciberataques la información esté amenazada. Una de las conversaciones más interesantes que tuve el año pasado fue con empleados de la Reserva Federal Estadounidense (FED) que me explicaron que cuando se acerca un huracán, por ejemplo, el primer efecto es una demanda súbita de dinero en efectivo de hasta el 500%. Nadie quiere dinero digital ante una amenaza.

--Puede ser un contrasentido defender el dinero en efectivo y ser al mismo tiempo una persona crítica con el sistema financiero tradicional...

--Mientras el dinero en efectivo es dinero oficial o de Estado está más lejos de las tendencias monetarias actuales. Parece un contrasentido que quien esté en contra del sistema utilice más el dinero convencional o del Estado, pero al final se es más flexible. Y el dinero digital está bajo el control explícito del sector bancario. Puede parecer contradictorio pero muchos libertarios o anarquistas o antisistema defienden el uso del dinero en efectivo, aunque ese dinero es el emitido por el Estado. Es una contradicción, sí. 

--¿Y que pasa con las criptomonedas? 

--Estuve envuelto en el asunto del bitcóin en el año 2013, cuando me relacioné con una comunidad de usuarios de bitcoines. Y lo que estaba en discusión era si sería una moneda de uso en el futuro en la era de internet, si sería la moneda digital. Después dio paso a otras muchas monedas virtuales. Bitcóin es la más exitosa de estas monedas digitales. Pero no creo que sea actualmente una exitosa moneda de uso común. Es una pequeña alternativa para el sistema bancario, pero no creo que vaya a tener éxito como moneda usual. Pero sobrevivirá.

--¿Las criptomonedas incorporan más riesgos para la gente?

--Sí, seguro. No es realmente dinero. No es realmente una moneda de uso, es un token (compromiso de servicio). Es el equivalente digital de un simple trozo de papel en blanco. Y creo que el sistema financiero internacional sofisticado necesita mucho más que eso. 

--¿Qué le ofrece más confianza, los bancos, el Estado, las criptomonedas...? ¿El problema es la confianza?

--En el actual sistema todo es mucho más complicado. El dinero es mucho más que las monedas de curso legal, están los bancos centrales como el Banco Central Europeo. La mayor parte del dinero es dinero bancario, el controlado por los bancos.

Brett Scott. 

Los bancos son los que suministran la mayor parte del dinero al sistema. En términos de confianza del público, el dinero en efectivo o de Estado es el preferido frente al dinero bancario, ya que los bancos han perdido credibilidad. El dinero en efectivo está volviendo a ser más utilizado en algunos países. Aunque existen otros riesgos. Mi familia es de Zimbawe y hemos experimentado lo que es un periodo de hiperinflación...

--Pero en los entornos defensores de las criptomonedas defienden que las monedas virtuales no pueden ser controladas por nadie...

--Las comunidades que apoyan las criptomonedas opinan que bitcóin ofrece más confianza que el sistema financiero. Pero no estoy de acuerdo. Un mundo solo con criptomonedas haría del sistema monetario un sistema más rígido y más estático. No creo que en un mundo dinámico pueda existir un sistema monetario estático.

--Vivimos en un conflicto entre la defensa de la privacidad y necesidad de control del sistema monetario...

--Todo forma del debate político sobre la manera de gobierno. Un estado fuerte necesita transparencia, pero si quiere ser benevolente debe defender también la privacidad. Hay que encontrar el equilibrio y ese es el debate. Los estados quieren más información pero los ciudadanos quieren que se defienda su privacidad. 

--Y cual es la solución?

--No tengo una solución. Si reflexionamos sobre lo que es necesario cambiar y lo que puede hacer cada uno de nosotros, existen mecanismos individuales pero no soluciones en general. En mi libro 'Hackeando el futuro del dinero' expongo algunos ejemplos o un marco de acción para crear un entorno financiero más justo. Pero en el libro no prescribo que se puede hacer.

--¿Considera necesario recortar el poder de los bancos y el peso del dinero bancario en la economía? Porque la gente sigue pensando que el dinero es solo los billetes y las monedas y olvida que la mayoría del dinero es generado por los bancos...   

--Sí. Pero políticamente es muy difícil tomar el poder de los bancos en la actualidad. Los bancos tienen el control de crédito. Y el control en la economía productiva. Para transformar el actual sistema financiero lo mejor que se puede hacer es fomentar la competencia, que existan alternativas de financiación que resten poder a los bancos actuales. Hay que intentar otro estilo de bancos.

--¿Algún ejemplo?

--Se están impulsando bancos alternativos, otro estilo de bancos, banca ética, banca social. En Estados Unidos hay un movimiento que promueve lo que ha venido a llamarse la Teoría Monetaria Moderna, el MMT, que quieren demandar mayor control del Estado sobre el dinero que los bancos. La capacidad de generar dinero del Estado. Es una propuesta más en el debate entre el poder privado y público en torno al dinero. 

--¿Propone estructuras alternativas de poder? 

--El sistema financiero es demasiado complicado para que exista una sola solución a todos los problemas. En general, pienso que hay que crear múltiples instrumentos o entidades alternativas. El problema básico es que cuanto más duras son las medidas de control más dura es la oposición del sistema a las reformas. Es posible hacer cambios superficiales pero poco más. 

--¿De qué manera cambiará Europa si se incrementa el uso de efectivo?

--Mi defensa del uso del dinero en efectivo no puede interpretarse como una solución alternativa al actual sistema financiero. La batalla del efectivo hay que entenderla como una estrategia para proteger al capitalismo de si mismo y de nuevos capitalismos. Se trata de parar algo que se está haciendo mal y que nos puede llevar a un mundo peor. El uso mayor del efectivo no va a afectar al sistema financiero. La campaña a favor del uso del dinero en efectivo no quiere un cambio radical, solo quiere mantenernos en el capitalismo de siempre para evitar que 'el capitalismo de la vigilancia' tome el control absoluto. 

--¿La campaña a favor del uso del efectivo solo pretende que la situación no empeore?

--Sí. Es solo evitar la implantación de capitalismo de la vigilancia. Si queremos utopías habría que emprender otro tipo de campañas. Existen varios tipos de opositores al sistema. La extrema izquierda que quiere cambios profundos no conseguirá sus objetivos. 

--¿Pero parte de esos planteamientos tienen lógica? 

--Yo estoy más cerca de la izquierda, estoy de acuerdo en que hay que controlar más a los bancos pero desde la cooperación. Los mercados están absolutamente definidos por las políticas de Estado. Hay que procurar que los estados estén al servicio de los ciudadanos. 

--¿A quién va dirigido su libro?

--A cualquiera, no necesariamente experto, que quiere conocer como funciona el sistema financiero y quiere experimentar. Muchos libros críticos con el sistema financiero explican la situación, detectan problemas y aportan soluciones o actitudes. Pero mi libro no intenta hacerlo.