Ir a contenido

informe de septiembre

Los bancos centrales no descartan el riesgo de recesión

El Banco Internacional de Pagos considera que las medidas monetarias no han conseguido mitigar los efectos de la guerra comercial entre China y EEUU

Max Jiménez Botías

La bandera china en la plaza de Tiananmen.

La bandera china en la plaza de Tiananmen. / AP / ANDY WONG

Aunque no todos los elementos que pueden precedir una recesión evidencian tal posibilidad, el riesgo de que esta se pueda producir no ha desaparecido, considera el Banco Internacional de Pagos (BIS en sus siglas inglesas), en su último informe de septiembre,  titulado 'Banca Internacional y Evolución de los Mercados Financieros'. La institución que aglutina a los grandes bancos centrales realiza un análisis de la curva de tipos de interés de la deuda que apunta, precisamente, hacia un escenario económico claramente a la baja, aunque analiza asimismo otros indicadores que matizan el riesgo aunque no lo disipan de forma definitiva.

El informe destaca que a mediados del 2019, las tasas de interés a largo plazo cayeron por debajo de las de corto plazo en varios países. En Estados Unidos, el diferencial entre los tipos del Tesoro a 10 y 3 meses ya había cambiado a negativo a finales de mayo y se situó por debajo de -50 puntos básicos a finales de agosto. En Francia, Alemania y el Reino Unido, partes de la curva de rendimiento también era invertida.  "Algunos participantes del mercado interpretaron estos desarrollos como un presagio de un desaceleración inminente", comenta el informe, pero añade que en los Estados Unidos, una curva invertida de rendimiento del Tesoro ha precedido a todas las recesiones desde 1973.

La expectativa que ilustra estre principio es que cuando los inversores pronostican una actividad económica más débil, también anticipan una política monetaria más estimulante y, a su vez, menores tipos de interés a largo plazo, pero mayores primas por la compra de deuda a largo. El BIS destaca que por lo que respecta a la deuda de EEUU esa relación no se ha mantenido en la crisis comercial que ha tenido lugar por las disputas entre EEUU y China. "La reciente inversión de la curva del Tesoro de los Estados Unidos ha coincidido con primas de plazo excepcionalmente moderadas", refleja el informe, lo que no encajaría con un panorama de recesión.

Análisis de otros indicadores

El informe destaca la conveniencia de observar otros indicadores que proporcionan una "evaluación mas heterogénea de los riesgos a la baja inminentes para la economía". En este sentido, se apunta que mientras que la  la prima de la deuda a largo plazo está claramente muy por debajo de los niveles típicos previos a la recesión, las expectativas de tipos de interés están actualmente muy por encima. Los otros indicadores tampoco arrojan un consenso claro sobre el riesgo de recesión, pero no se puede descartar.

El informe del BIS pone de manifiesto que la evolución del comercio internacional y la política monetaria fueron los factores más determinantes de la evolución de los mercados durante el trimestre pasado, un periodo en el que los precios de los activos de riesgo cayeron al agravarse las tensiones comerciales y rebotaron con las nuevas medidas de relajación monetaria.

Ante las perspectivas de endurecimiento de los aranceles comerciales, los mercados de acciones y crédito cedieron el terreno que habían ganado a principios de año. La disposición de los bancos centrales a relajar su política monetaria contribuyó luego a una recuperación, que sin embargo resultó efímera puesto que la atención volvió a centrarse en el comercio y el debilitamiento de la actividad económica, con el consiguiente incremento de la aversión al riesgo.