Ir a contenido

causas judiciales

CaixaBank se adhiere a la resolución rápida en causas hipotecarias

Los juzgados de Pamplona y Barcelona ha establecido protocolos para aligerar los procedimientos

El Periódico

Oficinas centrales de CaixaBank en Barcelona.

Oficinas centrales de CaixaBank en Barcelona. / PIERRE-PHILIPPE MARCOU

CaixaBank es la primera entidad financiera que ha aceptado la propuesta de los los jueces de adherirse a un programa voluntario para resolver las demandas de sus clientes por la vía rápida.  El Consejo General del Porder Judicial (CGPJ) decidió establecer un mecanismo para aligerar el procedimiento de resolución de causas relacionadas con las cláusulas abusivas de las hipotecas que han colapsado los juzgados específicos creados para resolvers estos casos.

El número de asuntos pendientes de resolución en los juzgados de cláusulas abusivas, creados en el 2017, al finalizar el segundo trimestre del año era de 255.247, lo que suponía, eso sí,  una reducción del 2,25% respecto a los 261.122 asuntos que quedaban por resolver el pasado 31 de marzo. 

De momento, los únicos juzgados en poner en marcha sus protocolos han sido los de Pamplona y Barcelona y el primer banco en unirse ha sido CaixaBank, al que le ha seguido Caja Rural de Navarra. Fuentes financieras han explicado que el protocolo implica que las entidades se comprometen a revisar los casos en los que se incluye jurisprudencia que ya ha sido establecida por el Tribunal Supremo, lo que facilitaría que esos casos pueda resolverse fuera de los juzgados, mediante un acuerdo entre las partes.

Años de demora

Cabe destacar, por ejemplo, que el juzgado de Barcelona calcula que tardaría 15 años en resolver los asuntos pendientes si todos van a juicio, sin contar con la entrada de nuevas demandas, así que ha propuesto medidas extraordinarias. El protocolo de Barcelona establece un procedimiento exprés sobre la validez de las cláusulas de comisión de apertura, vencimiento anticipado, intereses moratorios y gastos de hipotecas y sobre las cantidades a reintegrar al cliente. El protocolo navarro se centra en gastos hipotecarios e intereses de demora.