Ir a contenido

INCERTIDUMBRE INTERNACIONAL

Guindos advierte de un 'brexit' más duro de lo esperado

El vicepresidente del BCE señala que los mercados financieros no han "descontado" aún los posibles efectos

El representante del banco central demanda un potente instrumento fiscal anticrisis en la zona euro

ROSA MARÍA SÁNCHEZ

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, durante su intervención en el ’Foro Tendencias 2020’.

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, durante su intervención en el ’Foro Tendencias 2020’. / EFE / David Fernandez

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, advirtió este miércoles sobre una salida desordenada del Reino Unido de la Unión Europea ('brexit'), con unos efectos sobre la economía muchos más duros de lo previsto y para los que es imposibles estar preparados del todo.

"El factor de volatilidad y de impacto negativo en la actividad no está totalmente descontado en los mercados financieros" dijo Guindos durante su intervención en el 'Foro Tendencias 2020' organizado por el diario El País y la firma Kreab. "No está descontado al 100%, en absoluto, un 'brexit' sin acuerdo por parte de los mercados financieros y eso podría llevar a volatilidad".

Según el diagnóstico del BCE, "se han adoptado muchas medidas para que los mercados específicos estén preparados", pero "hay algo que no se puede preparar", dijo De Guindos, "y es el impacto desde el punto de vista de las expectativas económicas y de los flujos comerciales"

Desaceleración

Durante su intervención, De Guindos se refirió a las recientes medidas adoptadas por el BCE, el jueves pasado, para hacer frente a la desaceleración de la economía europea. Y eso, según el vicepresidente del BCE, que el organismo no excluyó en sus nuevas previsiones (corregidas a la baja) los posibles efectos de un 'brexit' duro sobre la economía europea. 

"El crecimiento está por debajo del potencial en Europa", con unos "riesgos que continúan sesgados a la baja" por las tensiones comerciales y la posibilidad de un 'brexit' desordenado, apuntó  De Guindos.

En este contexto "la política monetaria no puede ser la única política en juego para hacer frente a la desaceleración económica", dijo De Guindos, enfatizando el mensaje del jueves pasado lanzado por Mario Draghi.

Instrumento fiscal anticíclico

En este sentido, De Guindos apeló a un papel más activo de la política fiscal en los países que se lo pueden permitir, como Alemania, pero, sobre todo, en el ámbito de la Unión Europea.

"Es esencial adoptar un instrumento fiscal en la Unión Europea con un tamaño adecuado y con capacidad de actuación anticíclica", capaz de compensar los efectos de la desaceleración económica. La gobernanza de este "instrumento fiscal" debería abordarse desde "el ámbito comunitario, no de los países", matizó De Guindos. "Ese es el futuro".

Además, el vicepresidente del BCE enfatizó la importancia de completar la Unión Bancaria con la puesta en marcha del siempre retardador fondo de depósitos único para los países de la zona euro.

"La política monetaria no puede ser el único actor ni el único instrumento si queremos hacer frenta a la desaceleración económica. La política fiscal tiene que hacer su papel de forma conjunta con la política monetaria", resolvió.