Ir a contenido

DESACELERACIÓN

El Banco de España advierte un descenso de resultados empresariales este año

El organismo apunta a que la desaceleración económica está afectando a los negocios

El sector de la energía se salva de la tendencia a la baja en el primer semestre del año

Rosa María Sánchez

Vista de un parque eólico en España. 

Vista de un parque eólico en España.  / LUIS TEJIDO (EFE)

La desaceleración económica ya está haciendo mella en los resultados empresariales en la primera parte del 2019.

Según el Banco de España, los niveles medios de rentabilidad de las empresas siguieron creciendo en el 2018 para el conjunto de la muestra que participa en la encuesta de la Central de Balances Trimestral (CBT) que elabora el organismo. Sin embargo, con datos hasta junio la rentabilidad de las empresas "habría caído levemente", a partir del análisis de la encuesta.

"La caída de la rentabilidad en los últimos meses se habría debido, fundamentalmente, al deterioro que la actividad de explotación ha experimentado en este período, en un contexto de desaceleración económica", afirma el Banco de España en un artículo publicado este miércoles. Este deterioro se ha traducido en en descensos generalizados del resultado económico bruto (REB) en todos los sectores analizados por la muestra trimestral, excepto en el de energía, que sería el único con un comportamiento algo más expansivo, según el análisis del Banco de España.

Balance tras la crisis

En su informe, el Banco de España analiza la evolución de los resultados empresariales desde el estallido de la crisis, en el 2007, a partir de la muestra más amplia que permite la encuesta de la Central de Balances Integrada (CBI), sobre más de 600.000 empresas.

"El sector de sociedades no financieras experimentó entre 2007 y 2013 una crisis profunda, que se tradujo en un importante deterioro de su actividad, de sus excedentes y de su nivel de empleo", se afirma. En ese periodo, la relación entre la actividad ordinaria de las empresas y sus recursos propios (rentabilidad) pasó de una media del 14,5% en el periodo del 2003 al 2007 al 5,2% en el 2013. A partir de ese año, la rentabilidad ha ido creciendo progresivamente hasta alcanzar el 9,7% en el 2017, favorecida sobre todo por el ahorro en gastos financieros (desendeudamiento y menores tipos de interés) y por la mayor capitalización de las empresas.

Análisis por sectores

Por sectores, la rentabilidad no ha sido homogénea. Así, según el Banco de España, en las ramas de industria, comercio y hostelería, y transporte y almacenamiento los niveles de rentabilidad en 2017 eran ya similares o superiores a los del período 2003-2007. 

Sin embargo, en la construcción la rentabilidad, que llegó a ser negativa en 2013, aún se encontraba en el 2017 "muy lejos de su nivel precrisis"

Por su parte, los descenso en la rentabilidad en sectores de energía y de información y comunicaciones, muy intensos hasta el 2013, continuaron en el 2017, aunque de forma algo más moderada.