Ir a contenido

energía

Cecot reclama acabar con el "agravio" entre industrias con las tarifas de la luz

La patronal vallesana reclama a la CNMC que acabe con la discriminación y un sistema eléctrico descentralizado

Agustí Sala

Ofensiva contra la denominada «tarifa eléctrica vasca», que permite a la industria de esa comunidad y otras pagar menos que la catalana y la de otras autonomías. La patronal vallesana Cecotque lleva años denunciando esa discriminación, ha presentado enmiendas al proyecto circular de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC), que establece la metodología para el cálculo de los peajes de transporte y distribución de la electricidad. Esta organización reclama acabar con el «agravio económico» entre industrias españolas en el cambio de tarifa eléctrica que se está proponiendo.

El presidente de Cecot, Antoni Abad, destaca en un comunicado que en julio, junto con diferentes entidades empresariales, ya reclamaron al presidente de la CNMC corregir «con urgencia la discriminación tarifaria» de las empresas conectadas hasta 25 kilovatios (kV). Y eso  no se ha recogido en el proyecto de circular del regulador.
Según esta patronal, el coste anual de esta situación supera los 300 millones de euros anuales y afecta a más de 3.200 empresas catalanas y de otras comunidades. La patronal entiende que la decisión tarifaria sobre la conexión hasta 25 kV «es totalmente arbitraria y por sí misma discriminatoria».

Con el sistema actual, nacido del pacto presupuestario entre el PP y el PNV en el 2017 y consolidado luego, desapareció la tarifa 6.1B de tensiones entre 30 y 36 kilovoltios (KV), en la que estaba la industria vasca; y pasaba a la 6.2 (de 30 a 72,5 KV), que suponía una rebaja del 43,3% respecto a la que tienen las empresas catalanas y de otras autonomías (que siguen en el tramo de uno a 30 KV o tarifa 6.1.A). Según de Cecot, «no se trata de criticar que los vascos paguen más o menos sino que la tarifa sea distinta en función de los territorios». 

Descarbonización

Las propuesta de Cecot apuesta a su vez por la descarbonización y penetración de las energías renovables y un modelo distribuido, ya que permite «flujos bidireccionales» de energía en la red. De esta forma, los consumidores podrían escoger entre generación centralizada (la actual) o local, es decir, cercana al punto de suministro. Cecot ya avisó en julio de que Catalunya corría el riesgo de perder el tren de la transición energética si no se apostaba por descentralizar. 

Desde que en el 2014 el antiguo Ministerio de Energía con el  PP quitó a la CNMC las competencias para fijar los peajes de la luz y el gas, Cecot reivindica y defiende «el retorno de la gestión» a manos de este organimso. El actual Gobierno, empujado por la Comisión Europea, devolvió las competencias a la CNMC en enero pasado y este ha hecho una propuesta que ha provocado las iras también de las distribuidoras de gas y de electricidad.