Ir a contenido

mercado único

Bruselas vuelve a la carga contra el régimen fiscal a las multinacionales en Bélgica

La Comisión Europea abre investigaciones en profundidad sobre los pactos fiscales con 39 sociedades entre las que figuran Ab InBev

El Tribunal General de la UE tumbó una primera decisión en febrero de 2019 que ya ha sido recurrida por la dirección que lidera Margrethe Vestager

Silvia Martinez

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el pasado junio. 

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el pasado junio.  / REUTERS / YVES HERMAN

El mandato de la Comisión Europea que dirige Jean-Claude Juncker está a punto de terminar –lo hará el 31 de octubre- pero la cruzada contra los gobiernos que permiten a las grandes multinacionales esquivar el pago de impuestos sigue viva. Según ha anunciado este lunes el Ejecutivo comunitario, la dirección general de la competencia ha abierto varias investigaciones en profundidad para determinar si el esquema de “beneficios extraordinarios” concedidos por Bélgica a 39 sociedades multinacionales escondió ventajas injustas en vulneración de las reglas sobre ayudas de estado de la UE.

Entre las compañías implicadas, según el listado publicado por el Ejecutivo comunitario, están la tabacalera British American Tobacco, la farmacéutica belga Omega Pharma, la empresa de moda francesa Celio. química BASF Antwerpen o la primera multinacional cervecera del mundo Anheuser-Busch Inbev NV entre otras. El caso se remonta a comienzos de 2016. La Dirección General que lidera la danesa Margrethe Vestager anunció entonces que las autoridades belgas debían recuperar unos 700 millones de euros en impuestos no pagados por las 39 multinacionales al haberse beneficiado de un régimen de ayudas ilegal.

Las autoridades belgas recurrieron ante la justicia europea y en febrero de este año el Tribunal General de la UE tumbó la decisión al entender que la Comisión Europea no había establecido la existencia de un régimen beneficioso, ni probado que las 39 multinacionales formaran parte de un esquema especial. Esto, según Bruselas, significa que la compatibilidad de las diferencias decisiones anticipadas (o tax rulings) con las reglas de la UE sobre ayudas de estado debe ser objeto de investigaciones o análisis individuales. La decisión, según ha explicado el Ejecutivo comunitario, ya está recurrida.

Vestager vuelve a la carga

Pese a este revés, la Dirección General de Competencia no ha tirado la toalla y vuelve a la carga anunciando la apertura de investigaciones en profundidad para cada una de las resoluciones anticipada, emitidas por las autoridades de Bélgica a favor de las 39 sociedades entre 2005 y 2014. “Todas las empresas deben pagar su parte justa de los impuestos. Nos preocupa que el sistema tributario belga de “beneficios extraordinarios” haya otorgado a ciertas corporaciones multinacionales importantes reducciones de impuestos que no estarían disponibles para otras compañías en una situación comparable”, ha explicado Vestager en un comunicado. 

Las normas sobre el impuesto de sociedades exigen que las empresas, como punto de partida, tributen en función de los beneficios derivados de sus actividades en Bélgica y se registren en su contabilidad. Sin embargo, los conocidos “tax rulings” permitieron a las multinacionales reducirse del impuesto de sociedades los beneficios calificados de extraordinarios, derivados de su pertenencia a un grupo multinacional debido a sinergias y economías de escala, reputación, redes de clientes y suministradores…. Una práctica que permitió, según los cálculos de Bruselas, reducir su beneficio contable en más del 50% e incluso el 90% en ciertos casos.