Ir a contenido

Conflictividad laboral

Ábalos minimiza el impacto de las huelgas de este verano

El ministro de Fomento dice que ha sido "el agosto más tranquilo en muchos años en conflictividad laboral"

Sobre la huelga de tripulantes de cabina de Ryanair, Ábalos asegura que no hay problemas de conectividad

Sara Ledo

José Luis Ábalos, en la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

José Luis Ábalos, en la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE. / DAVID CASTRO

El ministro de Fomento ha minimizado el impacto de las huelgas de transporte en el aeropuerto de El Prat y Renfe este verano y ha asegurado que "ha sido el agosto más tranquilo en muchos años respecto a la conflictividad laboral". En concreto, sobre las diferencias entre el aeropuerto catalán y el aeropuerto de Barajas en Madrid, Ábalos aseguró que las huelgas "en ambos aeropuertos son prácticamente las mismas, cinco en barajas, seis en el Prat".

No obstante, preguntado por la diferencia de efectivos en el aeropuerto catalán y el madrileño, a pesar de que ambos tienen un número de llegadas similar (a El Prat llegaron 50 millones de pasajeros en 2018 y a Barajas, 53 millones), Ábalos señaló que "El Prat es más eficiente y funcional y eso hace que no exija tantos recursos humanos como el de Madrid". En el plan director para el periodo 2017-2026 están previstas 1.500 millones en Barajas y 1.824 millones para El Prat.

El ministro de Fomento compareció este jueves en el Congreso para hacer balance de la situación a finales de agosto en el aeropuerto barcelonés –con la huelga de los trabajadores de tierra de Iberia (handling) y de los trabajadores de servicios de vigilancia de la empresa Trablisa- y la convocatoria de paros en los servicios ferroviarios de este verano –convocada por CCOO el 15 de julio y los cuatro paros parciales de CGT durante el verano-. Ábalos sacó pecho y aseguró que la antelación de Aena,  Renfe y Fomento hizo que los paros se desarrollasen con normalidad y sin incidencias.

Sobre los conflictos de El Prat, Ábalos se congratuló de que tanto Fomento como Aena tratasen de reducir el impacto de las huelgas y lo consiguiesen, a su juicio, con la gestión de las colas antes del filtro seguridad y evitando la aglomeración de pasajeros en las puertas embarque, así como información constante a los pasajeros. En cuanto al 'handling' Ábalos citó medidas de carácter cooperativo en la asignación de medios aeroportuarios, coordinación con las compañías aéreas, y cobertura de determinados puntos para atender a los pasajeros como las principales medidas.

Además, el ministro señaló que el aeropuerto catalán "no es el único afectado por las convocatorias de huelga" sino que esta situación se da en otros aeropuertos "de España y del mundo". Y calificó las huelgas como algo habitual en los meses de verano. Ábalos presumió de que, a finales de agosto, se habían recibido "solo" 38 reclamaciones de pasajeros relacionadas con la huelga de Trablisa y 3 relacionadas con los paros de Iberia. "Este reducido número (de reclamaciones) demuestra la actuación de Aena", dijo.

Por otra parte, el ministro hizo mención a los paros convocados por los tripulantes de cabina y pilotos de Ryanair durante este mes de septiembre y agregó que el Gobierno está tratando de "lograr tiempo" para realizar una negociación "calmada" entre los agentes sociales y la empresa. No obstante, aseguró que los paros de Ryanair se deben a un "problema laboral" que no ha ocasionado problemas de conectividad.

Así, el ministro resaltó la "complejidad" del sector del transporte aeroportuario en España compuesto por diversos agentes que operan con instituciones públicas como Aena. Así, ha recordado que en los 46 aeropuertos y 2 helipuertos que hay en España hay 6.200 empresas y solo en Barcelona, 1.000, que tienen políticas de gestión y de recursos humanos propios y sometidos a una regulación específica.

Huelgas de Renfe

Sobre las huelgas de ferrocarril que se produjeron este verano, el ministro lamentó no haber llegado a un acuerdo con los sindicatos en las múltiples reuniones previas a la convocatoria. No obstante, restó importancia al seguimiento de la huelga que calificó de "mínimo". Así, los paros de CCOO los siguieron alrededor del 6% de los trabajadores (260 efectivos de 4.100 trabajadores) y los paros parciales de CGT, en torno al 2% (100 efectivo sobre 5.100 trabajadores).