Ir a contenido

SECTOR ESTRATÉGICO

Una fábrica de baterías de coches eléctricos, el gran deseo del motor español

EFE / José Manuel Rodríguez

Cajas para baterías de vehículos eléctricos.

Cajas para baterías de vehículos eléctricos.

En un contexto marcado por la incertidumbre y el descenso generalizado de las ventas de vehículos en Europa, la industria de la automoción, el Gobierno y los sindicatos coinciden en la necesidad de atraer una fábrica de baterías de coches eléctricos a España para fortalecer el tejido industrial. Todos los estamentos del sector coinciden en que la instalación de una fábrica de baterías para coches eléctricos sería un factor decisivo para atraer nuevos modelos de vehículos y enraizar la industria de componentes del país.

Las baterías de los vehículos eléctricos suponen entre el 35 % y el 40 % del coste de estos, lo que la convierte en el componente de mayor valor añadido, han explicado a EFE desde la patronal de fabricantes Anfac. En este sentido, Anfac ha destacado que solo el 6 % de las baterías para coches eléctricos se fabrica en Europa, ya que la mayoría de plantas se encuentra en Asia.

La batería es un componente muy pesado, por lo que su producción en España ahorraría costes logísticos y facilitaría la asignación de otras piezas a las fábricas de componentes españolas e, incluso, la capacidad para atraer otras nuevas, ha indicado el responsable de Industria Automovilística de UGT-Fica, Jordi Carmona.

Se calcula que Europa podría captar 250.000 millones de euros en el mercado de las baterías a partir del 2025, ha señalado el director gerente de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive), Arturo Pérez de Lucía.

Desde el 2017 existe la Alianza Europea para las Baterías formada por países, instituciones europeas y empresas privadas para conseguir este objetivo. Una de las instituciones que forma parte de la alianza es la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (AECA), que ha reclamado un plan europeo que comprenda todos los aspectos de la descarbonización de la movilidad con estrategias para asegurar la producción y el reciclaje de baterías.

Estos esfuerzos institucionales por atraer este tipo de inversión también se dan a nivel nacional. De hecho, la ministra de Industria en funciones, Reyes Maroto, mantuvo conversaciones con inversores chinos en su viaje a este país el pasado junio para atraer una instalación de este tipo a España.

Para conseguirlo, España debe competir tanto con Corea y China, como con los principales países productores europeos con grandes marcas en su territorio como Alemania, Francia y Reino Unido, ha recalcado el secretario de Automoción de CCOO, Joaquín Ferreira.

Para que este proyecto llegue a buen puerto, Ferreira cree que es necesario comprometer inversión y que exista confianza en el mercado español de vehículos, así como un mayor apoyo por parte de todos los niveles de la administración.

Por su parte, Carmona (UGT) cree también necesario negociar con "visión de futuro" y "obviando el color del partido que gobierne", y opina que, pese a no tener marcas propias, la industria española lleva 20 años con las mismas marcas en el país y compitiendo con el resto de productores.

Desde Anfac consideran necesario promover la adjudicación de vehículos eléctricos a las fábricas españolas, así como impulsar las infraestructuras de recarga y la demanda de este tipo de vehículos.

En opinión de Pérez de Lucía (Aedive), la llegada de estas fábricas no solo ayudaría a la industria, sino que debería ir acompañada de la explotación de los recursos mineros existentes en España con proyectos paralizados de materiales para este tipo de vehículos. 

Temas: Coches