Ir a contenido

Condiciones de trabajo

Los bajos sueldos y la parcialidad condenan a las trabajadoras del hogar a unas pensiones paupérrimas

Un informe de UGT señala que la pobre inversión en servicios públicos provoca que España concentre el segundo mayor ratio de empleadas del hogar

Gabriel Ubieto

Una trabajadora del hogar durante su jornada laboral, en una foto de archivo.

Una trabajadora del hogar durante su jornada laboral, en una foto de archivo. / Joan Cortadellas (El Periódico)

El cóctel de bajos sueldos y una alta parcialidad se traduce en unas pensiones paupérrimas y las trabajadoras del hogar en España son uno de los colectivos que estadísticamente beben habitualmente de ese amargo trago. Así lo constata un informe de UGT publicado este miércoles, que constata que las trabajadoras del hogar son el colectivo profesional que concentra las pensiones más bajas de toda la rama de actividades tipificadas en el mercado laboral.

En España el trabajo del hogar reúne al 3% del total de trabajadores activos en el mercado laboral, lo que equivale a 601.400 personas; según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) del segundo trimestre del 2019. De las que el 88,4% son mujeres. Existe, no obstante, un descuadre entre la cifra oficialmente registrada de personas que se dedican al empleo del hogar y la del número que realmente ejerce. Ello lo refleja la diferencia entre los datos del INE y los de la afiliación a la Seguridad Social, con una diferencia de alrededor 200.000 personas entre una y otra; que indican el peso del empleo 'en negro'.

El salario medio entre las trabajadoras del hogar fue en el 2017, último dato disponible y que no permite medir el efecto de la última subida del salario mínimo interprofesional (SMI), de 776,3 euros brutos mensuales. Un salario bajo y marcado por las jornadas a tiempo parcial, ya que la media de sueldo si solo se computan las jornadas completas en ese mismo periodo fue de 1.152,4 euros.

Las trabajadoras del hogar son las profesionales que más jornadas parciales concentran entre todas las ramas de actividad analizadas por el INE. Una realidad que afecta a una de cada dos empleadas del hogar. Y que, sumado a los bajos salarios, hace que a su vez sean el colectivo que tiene de media las pensiones más bajas. Perciben 511 euros mensuales, frente a un importe medio de 944 euros.

Menos servicios públicos, más trabajadores del hogar

España es la segunda economía, junto a Italia, donde mayor peso tiene el oficio de empleada del hogar; solo superado por Malta (3,4%), tal como reflejan los datos de Eurostat. Unas cifras que UGT las interpreta como fruto de la traslación del trabajo de cuidados de los centros públicos a los domicilios.

Es por ello que en otros países con cifras de empleo sustancialmente mayores en establecimientos residenciales o servicios sociales, como Finlandia Bélgica, registran cifras de empleo en el hogar del 0,3% y menos. España, por su parte, ocupa el puesto número 13 de los 28 estados miembros en gasto en protección social, el número 15 en gasto en familia e hijos por habitante y el número 13 en gasto en edad avanzada, según recoge UGT.

El sindicato ha publicado este estudio ya que el próximo 5 de septiembre se cumplen seis años de la entrada en vigor del convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Una batería de compromisos que los estados deciden o no rubricar para comprometerse a garantizar unas condiciones de trabajo dignas para el colectivo de trabajadoras del hogar. Sumarse a dicho pacto consta en el punto 35 de las 300 medidas presentadas por el PSOE y es algo que ya defendían tanto en su etapa en la oposición como en el programa electoral con el que se presentaron a las elecciones de abril. Durante el breve anterior Gobierno de Sánchez el PSOE no llegó a plantear dicha cuestión en el Congreso.