Ir a contenido

ECONOMÍA 'PLATEADA'

El G-20 insta a incentivar el empleo entre los trabajadores más mayores

Los ministros de trabajo de los países más ricos del mundo analizan como combatir los efectos del envejecimiento de la población

Magdalena Valerio pone como ejemplo las medidas aprobadas durante la pasada legislatura en esta materia, como el plan Reincorpora-T

Gabriel Ubieto / Agencias

Un grupo de ancianos pasea por Paseo San Juan. 

Un grupo de ancianos pasea por Paseo San Juan.  / IMMA COY

Incentivar y ofrecer mayores oportunidades a los trabajadores de mayor edad ha sido uno de los principales compromisos a los que han llegado los ministros de Trabajo de los países del G-20 y otras naciones invitadas en la cumbre celebrada este lunes en Matsuyama (Japón). "Reconocemos la importancia de promover una sociedad con un envejecimiento activo que permita a todos participar en el mercado laboral sin discriminaciones", dice la declaración conjunta difundida al final de la reunión de dos días en el suroeste del país nipón.

La reunión formó parte de las ocho sesiones ministeriales sectoriales del G-20 programadas para este año, bajo presidencia japonesa, y que tuvo su cumbre anual en junio en Osaka. En la cita participaron ministros o representantes de naciones desarrolladas y en desarrollo del G-20, así como de otros países invitados, como España y Chile.

"Una población que envejece traerá nuevas oportunidades de trabajo asociadas con la 'economía plateada'", dice la declaración final refiriéndose a la economía enfocada en la producción de productos y servicios para la tercera edad. "Pero sin acciones apropiadas -agrega-, también puede provocar escasez de mano de obra y habilidades, así como un crecimiento económico más lento, pobreza y desigualdad en la vejez".

Plan Reincorpora-T

En representación del Reino de España ha acudido la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, y la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valdeolivas. La delegación española ha puesto sobre la mesa como ejemplos de medidas para la inclusión laboral de las capas más envejecidas en el mercado de trabajo español el plan "Reincorpora-T", tal como detalló en un comunicado oficial previo. Este es uno de los paquetes de políticas sociales y de empleo aprobados en los 'viernes sociales' previos a la convocatoria de elecciones, concretamente el pasado 5 de mayo. 

Este proyecto tiene como principal objetivo la reducción del paro de larga duración y su meta es disminuir el número de personas afectadas por esta lacra en medio millón. Para ello tiene un presupuesto total, a lo largo de los tres años de duración del mismo, de 1.313 millones de euros. De dicho montante cabe precisar que no todos son para la reinserción laboral, ya que gran parte está destiana a cuestiones como el subsidio para parados mayores de 52 años.

Otras medidas sí que persiguen directamente la mejora de la empleabilidad de parados de larga duración, gran parte de ellos entre las franjas de edad más avanzadas. Uno de los elementos que contempla "Reincorpora-T" son las bonificaciones a la contratación de este colectivo. Este año se destinarán a ello un total de 26 millones de euros, a los que está previsto que se sumen otros 100 millones teóricamente para el año que viene y otros 151 millones para el 2020; lo que suma un total de 227 millones.

A estos cabe añadir otros ocho millones de euros, cada uno de los tres ejercicios de ejecución, para compromiso a la contratación. En este sentido el Gobierno aprobó apoyar con incentivos la contratación indefinida vía bonificación de la cuota empresarial a la Seguridad Social por trabajador contratado. Esta es de 108,33 euros al mes, hasta un total de 1.300 euros al año, durante un periodo de 3 años en el caso de los hombres. Cuando estos contratos se concierten con mujeres, las bonificaciones indicadas serán de 125 euros al mes, hasta un máximo de 1.500 euros al año durante el mismo periodo de tiempo. 

"Futuro del trabajo"

La reunión, centrada en el tema del "futuro del trabajo", también destacó las oportunidades que representa el cuidado de las personas de la tercera edad, pero hicieron un llamamiento para mejorar la calidad de los empleos en este sector, incluyendo los salarios, los horarios, la seguridad y los beneficios sociales. Asimismo, resaltaron que aún debe "hacerse más" para reducir la brecha de género en el mundo laboral, un compromiso que fue reafirmado también durante la cumbre del G-20 en Osaka.

Ya en el 2014, el G-20 se comprometió a reducir esa brecha de género en el mundo laboral en el 25% hasta 2025, pero desde entonces se ha venido insistiendo en la necesidad de adoptar medidas adicionales para poder llegar a ese objetivo. "Alentamos la necesidad de lograr un mayor equilibrio a la hora de compartir las labores domésticas, incluidos los permisos de trabajo entre los hombres por asuntos familiares", agrega la declaración conjunta.

Al participar hoy en una de las sesiones de la reunión, Magdalena Valerio, ministra de Trabajo de España, país invitado permanente al G-20, insistió en que "la igualdad de género debe ser uno de los pilares esenciales del futuro del trabajo". "Sin igualdad de género no habrá un futuro del trabajo justo e inclusivo. Ninguna sociedad, ningún país, podrá avanzar en el siglo XXI dejando atrás a las mujeres", resaltó la titular de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de España.

De acuerdo con una nota oficial del Ministerio de Trabajo de España, Valerio explicó que España se está centrando en reducir la brecha de género en salarios y pensiones, así como "la corresponsabilidad de mujeres y hombres en los cuidados y atención de la familia". Respecto del primer asunto, Valerio destacó, por ejemplo, que el actual Gobierno español está obligando a las empresas a llevar un registro salarial que incluya los valores medios de los sueldos, desagregados por sexo.