25 oct 2020

Ir a contenido

INNOVACIÓN

La computación cuántica llega a la banca

CaixaBank es la primera entidad en España en aplicar la computación cuántica a la actividad financiera

Logra resolver en 8 minutos un análisis que tarda habitualmente una semana

Josep M. Berengueras

El ordenador cuántico IBM Q.

El ordenador cuántico IBM Q.

La computación cuántica es un nuevo paradigma de la informática. Este nuevo método de procesamiento de datos es totalmente diferente a la computación que conocemos (basado en los bits) y, de hecho, cambiará por completo todo aquel proceso que requiera el uso de algoritmos pues, gracias a las leyes de la física, será posible resolver en minutos los problemas que antes tardaban meses en solucionarse. Las posibilidades de esta tecnología son múltiples, y la banca también quiere aprovecharlas. CaixaBank, de hecho, es la primera entidad en España en realizar proyectos de I+D para aplicar la computación cuántica a la actividad financiera.

La computación cuántica, por el momento, está al alcance de pocos (IBM, Intel Google compiten por la supremacía cuántica; apenas hay ordenadores de este tipo). IBM cuenta con varios ordenadores cuánticos repartidos por el mundo y permite realizar pruebas a distancia, y uno de ellos (de 16 qubits) es el que ha usado CaixaBank para el primer experimento financiero de España de este tipo.

«En el sector financiero existen tareas que requieren de grandes recursos computacionales. Es el caso del análisis de riesgos de activos financieros», señalan fuentes de la entidad. La firma ha probado un algoritmo cuántico capaz de evaluar el riesgo financiero de dos carteras creadas específicamente por el proyecto a partir de datos reales, una de hipotecas y otra de bonos del Tesoro. «Nos dice cuánta cobertura (provisión) hay que tener en caso de fallida de una inversión», explican las mismas fuentes. Los resultados son positivos: «Pasamos de tardar una semana en simular los millones escenarios para obtener un resultado a saberlo en solo 8 minutos». El experimento dio el mismo resultado con la consulta cuántica que con el método tradicional. «La gran conclusión es precisamente que se logra la misma respuesta, pero en mucho menor tiempo», agregan.

Las mismas fuentes destacan que se trata solo de un primer paso, pero que en el futuro (al menos cinco años) el uso de ordenadores cuánticos puede ser  habitual y muy útil no tanto para lanzar nuevos productos, sino sobre todo para mejorar procesos que ahora tardan semanas y meses en resolverse.