01 oct 2020

Ir a contenido

Empleo extranjero

Del obrero de la construcción a la trabajadora del hogar: así ha cambiado el perfil del migrante desde la crisis

La memoria del primer semestre del 2019 del CITE de CCOO constata que sigue aumentado la migración desde Latinoamérica, especialmente alimentada por las crisis en Honduras y Venezuela

Gabriel Ubieto

Una trabajadora del hogar durante su jornada laboral, en una foto de archivo.

Una trabajadora del hogar durante su jornada laboral, en una foto de archivo. / Joan Cortadellas (El Periódico)

La crisis económica vació los andamios españoles y el actual escenario de recuperación no ha vuelto a llenarlos. Esta fotografía que afecta al conjunto del sector tiene especial incidencia en un colectivo: los trabajadores de origen extranjero. Así lo reflejan los últimos datos de la memoria del primer semestre del 2019 del Centre d’Informacions per a Treballadors Estrangers (CITE) de CCOO de Catalunya; presentado este jueves. Entre los extranjeros el obrero de la construcción se ha desdibujado y el perfil que se ha asentado como retrato robot de la migración en Catalunya es una mujer de origen latinoamericano que se dedica al trabajo del hogar y que lo hace en 'negro'.

El directo del CITE, Carles Bertran, insiste en que los datos de la memoria, recopilados durante el primer semestre del 2019 mediante las 34 oficinas del CITE repartidas a lo largo de toda Catalunya sobre un total de 6.504 personas atendidas, no son 100% representativos del total de la población migrada, pero sí reflejan las principales tendencias. Y estos datos revelan que cuatro de cada diez personas atendidas por este organismo se dedican al trabajo del hogar.

Si bien las trabajadoras del hogar ya eran un colectivo mayoritario antes de estallar la crisis, los obreros de la construcción, segundos en proporción, se han desinflado. En el 2008 representaban al 15% del total de migrantes atendidos por el CITE y hoy son el 6,3%. Las trabajadoras del hogar, por el contrario, eran el 32% y ahora son el 37% del total de usuarios. "Vemos como el empleo entre los hombres se diversifican entre diferentes sectores y que el de las mujeres se concentra en el trabajo del hogar", señala el director del CITE.

Más trabajo en ‘negro’

También constatan el persistente aumento de la irregularidad entre los migrantes, tanto por la vía de la residencia como del trabajo. Si en el 2018 el 59,3% de los usuarios atendidos no tenían permiso de residencia, durante estos primeros seis meses la cifra escala hasta el 60,1%. El porcentaje es diez puntos superior que antes de estallar la crisis y 20 puntos superior que en el momento de mayor destrucción de empleo. Mismo guión sigue el trabajo irregular, que afecta al 63,2% de los atendidos; dos puntos por encima del 2018.

La precariedad, por las vías de la parcialidad o la temporalidad, sigue marcando gran parte del nuevo empleo creado en España. “Parece que estamos repitiendo los errores de antes de la crisis en la contratación”, ha lamentado Bertran. Y ello sigue alimentando los obstáculos para que los colectivos migrantes reúnan las condiciones necesarias para poder regularizar su situación. El resultado de estos dos elementos es que el trabajo ‘en negro’ sigue al alza entre los colectivos de origen extranjero, tal como constata el director del organismo.

La tendencia preocupante que desde el CITE han remarcado es el incremento, en parte, de ese colectivo administrativamente irregular por la vía de las personas ya residentes, pero que tras la pérdida de su empleo han perdido su permiso de trabajo. Por ello el secretario de políticas sociales de CCOO, Toni Mora, ha exigido al Gobierno central una “modificación muy sustancial de la ley de extranjería”.

Honduras y Venezuela siguen al alza

Peses a que la comunidad cuyos paisanos más acuden al CITE continúa siendo la marroquí (15,5%), los colectivos latinoamericanos van al alza y agrupados ya representan al 60% de las personas atendidas por este organismo. Y entre estos, los hondureños y los venezolanos siguen como las dos comunidades que más crecen, alimentadas por sus respectivas crisis internas y el aumento de la hostilidad de la frontera norteamericana bajo la Administración de Trump. Ambas representan ya el 7,2%, cada una, del total de migrantes atendidos y son la tercera y cuarta comunidad, respectivamente, que más migrantes aporta. Hace diez años no estaban ni entre las diez primeras.

Los representantes de CCOO de Catalunya han aprovechado la rueda de prensa para volver a exigir al Gobierno de Pedro Sánchez uno de los compromisos que asumió públicamente en su etapa en la oposición: la ratificación del artículo 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Este es un compromiso, en primera instancia, meramente simbólico en reconocimiento de la dignificación del trabajo del hogar y que varios ayuntamientos de Catalunya ya han aprobado en sus respectivos plenos. El Gobierno del PSOE, por su parte, no lo llevó al Congreso durante la pasada legislatura.