Ir a contenido

PROTESTA LABORAL

El aeropuerto de El Prat vuelve a la huelga

Aena asegura que solo se han cancelado los vuelos ya previstos y que la afectación es mínima

Marta Lopez / El Periódico

Panel de salidas de la terminal 1 del aeropuerto de El Prat este sábado.

Panel de salidas de la terminal 1 del aeropuerto de El Prat este sábado. / JORDI COTRINA

Los trabajadores de tierra de Iberia han vuelto a la huelga este sábado con la primera de las cuatro jornadas de huelga convocadas al aeropuerto del Prat en agosto, previstas para los días 24 y 25, y 30 y 31. El paro coincide con la huelga indefinida de los vigilantes de seguridad.

Esta mañana las colas ya han comenzado en el control de seguridad a las seis de la mañana, aunque en la línea habitual de lo que es un fin de semana de agosto. Más colas habían en los mostradores de facturación.

Fuentes de Aena han explicado a Europa Press que no ha habido más cancelaciones de vuelos a parte de las ya previstas y que el tiempo de espera para pasar el filtro de seguridad ha sido de entre 10 y 15 minutos hasta después de las 9.00 horas. Las mismas fuentes han detallado que en las pantallas que informan sobre las salidas de vuelos aparecen viajes cancelados, pero se trata de anulaciones previstas con anterioridad.

Iberia Airport Services ha cifrado en un 10% el seguimiento de la huelga de su personal de tierra en el aeropuerto de Barcelona, este sábado. Por ello, asegura, "la jornada se está desarrollando con total normalidad", ha explicado la compañía, que ha detallado que se están cumpliendo los servicios mínimos y no hay ninguna incidencia.

Hasta las 8.30 horas de este sábado, Iberia Airport Services había atendido a 95 vuelos, 45 llegadas y 50 salidas.

Según los sindicatos, dos de cada tres trabajadores de El Prat ha secundado la huelga. El secretario general de UGT en Catalunya, Camil Ros, ha explicado que el seguimiento es de dos de cada tres de los trabajadores que no hacen servicios mínimos, que ha seguido el 80% de la plantailla, según el portavoz del comité de empresa. 

Motivos de la protesta

Los sindicatos denuncian la temporalidad de los empleados y reclaman una solución teniendo en cuenta el volumen y las particularidades del aeropuerto catalán, solución que no se ha logrado en las dos reuniones de mediación celebradas esta semana con la dirección de la compañía. La parada ha obligado Vueling a cancelar preventivamente 112 vuelos, 46 este sábado y 66 domingo; e Iberia  ha cancelado seis. Fomento ha dictado unos servicios mínimos de entre el 32% y el 53% según el tipo de vuelos.

Los empleados de Iberia Servicios Aeroportuarios de Barcelona, que se encarga de la gestión de los equipajes de hasta 27 compañías al Prat, protestan por la falta de estabilidad de la plantilla, el exceso de cargas de trabajo, las horas extraordinarias y la reorganización de turnos para conciliar la vida familiar y laboral.

Las cuatro jornadas convocadas se suman a las que ya realizó el último fin de semana de julio.Ante esta convocatoria, el departamento de Trabajo convocó las partes a una reunión martes y a una nueva el pasado jueves pero las dos finalizaron sin acuerdo.

Al acabar la última de estos encuentros, UGT se mostró abierta a continuar negociando pero de momento no hay convocados nuevos contactos. UGT sostiene que la dirección de Iberia ha demostrado "absoluta carencia de interés" al acercar posicionamientos y llegar a acuerdos y le reclama que tenga en cuenta las cifras y las particularidades del aeropuerto de Barcelona a la hora de negociar. Según los sindicatos pero, la empresa sostiene que las reclamaciones que hacen se tienen que tratar en el marco de una negociación estatal.

El ministerio de Fomento ha decretado unos servicios mínimos del 53% para los vuelos peninsulares y extranjeros donde la alternativa de transporte público suponga un recorrido de cinco horas o más. En el caso de vuelos peninsulares con un recorrido inferior a cinco horas los servicios fijados son del 32% y en la conexión con las islas se garantizan el 100% de los vuelos. Del mismo modo, están garantizados todos los vuelos dedicados a tareas de emergencia como ambulancia, incendios, transporte de órganos para transplantes, protección civil o rescates.

Este fin de semana, y con cifras previas a las cancelaciones, había programadas 1.000 operaciones en el aeropuerto de Barcelona y una oferta de 190.000 asientos para el sábado, y 1.075 operaciones y 200.000 asientos para el domingo.