Ir a contenido

Trump acaba con el surf

Los aranceles que EEUU quiere imponer a China puede acabar con la industria de tablas californianas que se trasladó al gigante asiático

Jóvenes indonesios caminan con sus tablas de surf en una playa de Aceh, en la isla de Sumatra.

Jóvenes indonesios caminan con sus tablas de surf en una playa de Aceh, en la isla de Sumatra.

La decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de aplicar aranceles del 10% en las tablas de surf importadas convenció a la ejecutiva de surf Sue Bowers de retirar los empleos de fábrica fuera de China, pero no de regreso a los Estados Unidos, que era uno de los objetivos de los aranceles de Trump. Las estrictas normas ambientales y los elevados costos laborales han enviado a China a muchos fabricantes de tablas de surf del sur de California. Ahora, los aranceles hacen que Bowers y otros ejecutivos busquen fábricas en lugares como Tailandia Vietnam. "Esta era Surf City", dijo Bowers, gerente general de las Industrias Deportivas del Sur de California en el Condado de Orange. "Me gustaría tener nuestra producción aquí", dijo Bowers, cuya oficina-almacén está decorada con obras de arte de la leyenda del surf Mike Doyle y llena de tablas de surf con su nombre.

En cambio, Bowers,  que no practica surf, pero aprendió los entresijos de la construcción de tablas de surf de Doyle, se une a la creciente lista de fabricantes y minoristas estadounidenses que reconfiguran las cadenas de suministro a raíz de la amarga guerra comercial de Trump con China. Ella estaba entre media docena de ejecutivos de compañías de surf de Estados Unidos que le dijeron a 'Reuters' que apoyaban el uso de la política comercial para proteger su industria local de una ola desalentadora de competencia internacional. Sin embargo, se muestran escépticos sobre la última ronda de aranceles del presidente, que el 1 de septiembre impondrá los primeros impuestos de importación de EE UU.

Cosas que cambiar

"Hay demasiadas cosas que deben cambiar antes de que podamos recuperar los empleos", dijo Bowers, refiriéndose a los costos laborales de los EEUU, y las normas contra la contaminación que rigen el uso de materiales para fabricar tablas de surf. Trump retrasó la aplicación del 10% de impuestos a teléfonos celulares, computadoras portátiles y otros bienes de consumo con la esperanza de reducir su impacto en las ventas navideñas de EEU. Pero las tablas de surf y muchos otros productos no han conseguido un respiro.

El sur de California fue el epicentro del surf a finales de la década de 1950 y principios de la década de 1960, y generó un negocio internacional de miles de millones de dólares en torno al estilo de vida relajado y bañado por el sol. Las fuerzas de la globalización que han erosionado la industria ya estaban en marcha a principios de siglo y el éxodo manufacturero continuo amenaza con acabar con la producción nacional. "Si algo no sucede en los próximos 10 años (la industria) podría dejar de estar aquí", dijo Shea Weber, directora ejecutiva de Dewey Weber International, una compañía de tablas de surf creada por su padre, un famoso 'hot dog'. "quien apareció en el clásico documental de surf 'Endless Summer' ". Dewey Weber todavía tiene una fábrica en San Clemente, el "callejón de tablas de surf" de California.

Más del 90% de las ventas locales

Las importaciones de tablas de surf del 2018 llegaron a 916.246, en comparación con las 102.850 del 2004, cuando la Oficina del Censo de EEUU comenzó a recopilar esos datos comerciales. Esas tablas de surf importadas ahora representan más del 90% de las ventas en el mercado doméstico pequeño y de lento crecimiento, dijeron los expertos. China representó el 67% de las tablas de surf que llegaron a las costas de Estados Unidos el año pasado. Los críticos de los aranceles de Trump dicen que centrarse en un solo país alienta a los fabricantes a trasladar sus empleos a otros países asiáticos.

Países como Tailandia y Vietnam ya estaban creando nichos de mercado  con salarios de fábrica por hora que, según datos de Euromonitor International, son aproximadamente la mitad que los de China y hasta 19 veces más bajos que en los EEUU. Firewire, con sede en California, respaldada por la superestrella del surf Kelly Slater, trasladó la producción de sus tablas de surf a Tailandia después de cerrar la fabricación estadounidense en el 2008. Taiwán también ha entrado en el mercado, creando un grupo de seguidores de culto para sus propias tablas de surf Wavestorm que se venden en Costco Warehouse Inc y otras tiendas de mercado masivo por tan solo 99 dóalres, un precio muy inferior al que los productores estadounidenses pueden igualar.