Ir a contenido

FRENAZO DE LAS EXPORTACIONES

La economía alemana se contrae un 0,1% y roza la recesión

La mayor economía europea suma dos trimestres (no consecutivos) en negativo en el último año, lastrada por la guerra comercial y los problemas en el sector del automóvil

La eurozona roza el estancamiento, con una evolución intertrimestral del 0,2%; con Reino Unido y Suecia en negativo

El Periódico

La economía alemana decrece en el segundo trimestre por la guerra comercial. En la foto, Angela Merkel. / TOBIAS SCHWARZ / AFP / VÍDEO: EFE

¿Terminan los 10 años dorados de la economía alemana? El periodo de crecimiento más largo de la locomotora europea afronta expectativas nada alentadoras. El producto interior bruto (PIB) de Alemania se contrajo en el segundo trimestre de este año un 0,1 % con respecto al primero, informó este miércoles la Oficina Federal de Estadística (Destatis) y roza la recesión, apunta ya algunos expertos. Se trata del segundo trimestre (no consecutivo) en un año en que decrece la mayor economía europea, lastrada por la guerra comercial y problemas en el sector del automóvil. Las cifras de la zona euro se vieron marcadas por el frenazo de la locomotora alemana y, pese a mantenerse en números positivos, rozó el estancamiento con un crecimiento del 0,2%, según datos de Eurostat publicados este miércoles.

"El sector exterior frenó la evolución del crecimiento económico, porque las exportaciones retrocedieron más que las importaciones frente al trimestre anterior", explicó Destatis en un comunicado en el que resaltó que la demanda interna, el gasto público y la construcción repuntaron entre abril y junio. Las exportaciones de Alemania alcanzaron los 106.100 millones de euros el pasado mes de junio, la cifra más baja en lo que va de año y que representa una caída del 0,1% respecto al mes anterior y de un 8% en comparación con junio de 2018, según los datos dados a conocer la pasada semana.

Rozando la recesión

El tropiezo del segundo trimestre se produce tras el incremento del 0,4 % del primero. Alemania rozó la recesión técnica ya en la segunda mitad del 2018, cuando a una contracción del 0,2% en el tercer trimestre siguió un cierre de año plano. Con respecto al mismo trimestre del ejercicio previo, el crecimiento del PIB fue del 0,4 %, según Destatis.

La principal causa de la mala evolución de la economía alemana es la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que daña el rendimiento de su potente sector exterior y de su industria manufacturera. La producción industrial cayó en junio el 5,2% en términos interanuales, el mayor descenso en una década.

Algunos medios informativos alemanes ya comienza a hablar de recesión, tras la década de crecimiento experimentada por el país. El Diario 'Handelsblatt', en us edición digital afirma: "No hay razón para entrar en pánico todavía. La recesión ha sido relativamente leve hasta ahora. Pero si el conflicto comercial entre Estados Unidos y China empeora, las economías emergentes como China continúan desacelerándose y Gran Bretaña abandona la UE sin un acuerdo en el otoño, la caída económica podría convertirse en una verdadera depresión. Los políticos deben prepararse para este escenario y elaborar un paquete de estímulo para amortiguar la recesión".

El ministro de Economía, Peter Altmaier, de la conservadora Unión Demócrata Cristiana lo consideró “una señal de alerta”, pero también estimó que la recesión es evitable, en un comentario recogido por el diario 'Bild'.  "Estamos en una economía débil, pero aún no en recesión. Podemos evitar eso si tomamos las medidas correctas", matizó. Igualmente, el presidente del BundesbankJens Weidmann, comentó que la economía tiene "margen". Weidmann continúa: "La economía nacional todavía está bien, la debilidad se ha concentrado hasta ahora en la industria y las exportaciones. Razones importantes son los conflictos comerciales internacionales y el 'brexit'".

Frenazo general en la zona euro

Si la economía alemana decreció entre abril y junio el 0,1%, el conjunto de estatos de la zona euro y de la Unión Europea (UE) rozaron el estancamiento, ambos con un crecimiento intertrimestral del 0,2%. Alemania no fue el único país con cifras en negativo y Reino Unido (-0,2%), imbuido en plena incógnita sobre el futuro del Brexit, y Suecia (-0,1%) también decrecieron. Italia, por su parte, ni creció ni perdió, con una variación del 0%. Únicamente la economía de Hungría registró un crecimiento intertrimestral superior a un punto, concretamente del 1,1%.

Además, en junio del 2019, la producción industrial desestacionalizada cayó un 1,6% en la zona del euro y en un 1,5% en la UE, según estimaciones de Eurostat. En mayo la producción industrial había aumentado un 0,8% en la zona del euro y un 0,9% en la UE. 
 

Un mercado laboral lastrado

El frenazo generalizado de las economías europeas ha contagiado sus efectos al mercado laboral; según datos también de Eurostat. Los crecimientos han sido de media parejos a la inflación, con incrementos del empleo a nivel intertrimestral del 0,2% (en UE y zona euro) e interanuales del 1,1% en la zona euro y del 1% en la UE.

De alguna manera, el Banco Central Europeo (BCE) ya anticipaba estos datos en su último Boletín Económico de junico. El BCE recuerdó que tras registrar un incremento del 0,2 % en el cuarto trimestre del 2018, el PIB real de la zona del euro registró un avance intertrimestral del 0,4% en el primer trimestre de 2019. "Los últimos datos económicos y los resultados de las encuestas más recientes apuntan a un crecimiento algo más lento en el segundo . Ello refleja principalmente la actual debilidad del comercio internacional en un entorno de prolongadas incertidumbres a escala mundial, que están afectando, en particular, al sector manufacturero de la zona del euro". 

Temas: PIB Alemania