Ir a contenido

El Gobierno plantea acabar con la gratuidad de las autovías

El ministro de Fomento considera que hay que aplicar el principio de quien contamina paga y el pago por uso

El Periódico

Desvío hacia la autopista de peaje del Aeropuerto de Madrid y hacia la autovía gratuita A-1.

Desvío hacia la autopista de peaje del Aeropuerto de Madrid y hacia la autovía gratuita A-1. / REUTERS / ANDREA COMAS

El debate del pago por uso de las infraestructuras se mantiene abierto. No se pudo cerrar en la anterior legislatura y sigue sobre la mesa, según el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, que ha recordado este martes que las autopistas y autovías, salvo las que operan bajo una concesión, son las únicas infraestructuras en materia de transporte que no están sometidas a un pago por uso. Ábalos ha reconocido que el Gobierno se plantea establecer un pago "simbólico" por el uso de las autovías no concesionadas.

"Es una cuestión recurrente", ha dicho el ministro en una entrevista en Tele 5 y ha recordado que en la legislatura pasada el PSOE planteó la creación de una subcomisión de estudio sobre la financiación de la red de carreteras de alta capacidad que no llegó a constituirse porque se convocaronb elecciones. El objetivo de esta subcomisión, ha subrayado, era abordar "desde un punto de vista serio y riguroso" cómo financia España esta red de alta capacidad, concretamente las autopistas y autovías gratuitas para el usuario y que tienen un coste para el erario público de 1.100 millones de euros en conservación.

"Es la única infraestructura en materia de transportes en la que el usuario no abona nada, salvo las concesionadas. En el resto todas están sometidas a un pago por uso. Es una reflexión y también cómo se puede derivar a la política social el uso de estos instrumentos. Pero es un debate que ni siquiera se ha iniciado", ha apuntado el ministro.

"El que contamina paga"

En unas declaraciones a 'El País', Ábalos ha asegurado que hay que abordar de manera urgente este debate teniendo en cuenta dos principios: el que contamina paga y el pago por uso. Además, afirma que no puede haber territorios donde estas infraestructuras son de pago y otros donde no lo son. "Es uno de los retos del nuevo Gobierno. Mi idea es que hay que aplicar esos dos principios", confirma Ábalos. El proceso de discusión se ha puesto sobre la mesa, pero el problema es que sigue sin haber Gobierno. Cuando se constituya, y si es el PSOE quien gobierna, se emprenderá ese debate con las comunidades autónomas, prvisiblemente a través del mismo esquema de subcomisión que planteó en la anterior legislatura, según fuetnes de Fomento.

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, también ha admitido este martes que el Gobierno está estudiando "diferentes fórmulas" existentes en otros países de Europa para el mantenimiento de la red de vías de alta capacidad (autovías y autopistas). Montero ha asegurado que "no hay ninguna propuesta concreta" sobre este posible pago y ha vinculado las informaciones al debate producido hace algunos meses en el Congreso, en el que se proyectó la creación de una comisión para debatir cómo financiar las infraestructuras públicas y la red de vías de alta capacidad (autopistas y autovías).

El debate, en todo caso, satisface a la industria de las concesionarias. El presidente de la patronal de grandes constructoras y concesionarias, Seopan, Julián Núñez, ha calificado esta eventual medida de "beneficiosa" tanto para la economía española como para el conjunto de la sociedad. En declaraciones a la 'Cadena Ser', Núñez ha señalado que, en su opinión, esta medida tenía que haberse aplicado en España mucho antes, ya que prácticamente en toda Europa se paga por el uso de las vías de alta capacidad. Según Núñez "en prácticamente toda Europa se paga por el uso de las vías de alta capacidad", y que en España la ausencia de un modelo como este ha provocado "ineficiencias" y desigualdades entre territorios así como entre contribuyentes.

"El contribuyente, tenga o no coche, está financiando con sus impuestos el pago de mantenimiento de la infraestructura", ha remarcado, señalando que la financiación del mantenimiento de las carreteras supone 2.000 millones de euros de los Presupuestos y que, por otro lado, el usuario de barco, ferrocarril o avión sí que paga por el uso de estas infraestructuras.

La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) ha manifestado su rechazo a la propuesta de implantar un pago por uso de las autovías actualmente gratuitas, y ha advertido de las consecuencias que tendría para el crecimiento de la economía española y, particularmente, de las exportaciones. En un comunicado, esta organización, que agrupa a 32.000 pequeñas y medianas empresas de transporte por carretera, ha asegurado que su sector "con la actual fiscalidad que soporta, más de 21.000 millones de euros anuales, ya contribuye suficientemente al mantenimiento de las infraestructuras españolas".

Al margen de las autopistas

El proceso que debe llevar al pago por uso de las autovía se mueve de forma paralela al de la reversión de las cocensiones de las autopistas de peaje en España y  la posterior licitación del mantenimiento de esas vías de alta capacidad. De hecho Fomento ha aprobado la licitación del mantenimiento y conservación de las autopistas AP-7 y la AP-4 por valor de 153 millones de euros. Se trata del proceso según el cual, esas autopistas quedarán libres de peaje a partir del 1 de enero del 2020, aunque está por definir cuál será el futuro de esas vías rápidas.

La licitación afecta a cuatro tramos situados en Tarragona, Castellón, Valencia y Alicante. Los contratos tienen un valor total de 129 millones de euros. A esos hay que sumar otros 24 millones de euros por el contrato de un sector de la AP-4, entre Sevilla y Cádiz. 

La Generalitat apuesta por la viñeta

El Govern de la Generalitat defiende la implantación  de una viñeta por el uso de las vías de altas capacidad de Catunya, en lugar de un peaje, simbólico o no. La 'Conselleria' de Territori trabaja con la idea de implantar una  tarifa plana mediante la que los conductores paguen una cuota fija anual, cuyo importe se ha llevagado a apuntar --entre 40 y 110 euros-- a cambio del uso ilimitado de la red de autopistas. El 'conseller' de Territori, Damià Calvet, ya ha llegado a plantear su implantación al Gobierno central. La Conselleria de Territori ha mantenido diversas sesiones de trabajo con todos los actores del sector, incluido el ministerio de Fomento, y defiende, también, implantar la fórmula de la viñeta en toda España pero como no tiene competencias para ello propone empezar con una prueba piloto en Catalunya. Para ello ha solicitado la constitución de un grupo de trabajo bilateral con el Ministerio de Fomento que permita empezar a concretar a nivel técnico lo antes posible.

Este sistema de pago serviría también, según fuentes de Territori para las autopistas de peaje cuya concesión terminan en el 2019 (AP-7, en el tramo hasta Tarragona) y las  que terminan en el 2021, el tramo norte de la AP-7, el tramo Barcelona-Zaragoza, de la AP-2 y la C-31. Aunque de momento, no es la fórmula que contempla del Gobierno.