25 oct 2020

Ir a contenido

EN PLENA OPERACIÓN VERANO

Los vigilantes de El Prat deciden mantener la huelga indefinida

Un total de 175 de los 177 empleados que han votado en la consulta han rechazado la última propuesta de la empresa

Josep M. Berengueras

Pasajeros esperan para pasar los controles de seguridad en el aeropuerto de El Prat.

Pasajeros esperan para pasar los controles de seguridad en el aeropuerto de El Prat. / JOAN CORTADELLAS

Los trabajadores de la empresa Trablisa, encargada de los controles de seguridad en el Aeropuerto de Barcelona, han votado en contra de la última propuesta de la empresa y, por tanto, llevarán a cabo una huelga indefinida desde mañana, viernes 9 de agosto.

Paciencia. Esta será una de las palabras de moda en el aeropuerto de Barcelona-El Prat desde este viernes. Pese a que los servicios mínimos son del 90%, se esperan colas para pasar los controles se seguridad que dan acceso a las terminales, por lo que Aena y las aerolíneas recomiendan a todos los viajeros que tengan que coger un avión que acudan con antelación a la instalación.

Había pocas esperanzas de que la huelga se desconvocase, pero el comité sometió a votación la última propuesta que la empresa lanzó en la mediación de la Generalitat el miércoles (el comité de huelga la calificó de «impresentable»). De los 177 empleados que votaron –de alrededor de 500 que podían hacerlo–, 175 descartaron el texto, por lo que la plantilla de la firma encargada de los controles de seguridad volverá a parar como sucedió hace dos años. 

Precedente

En aquella ocasión, y con los mismos servicios mínimos dictados que para el presente paro, las colas para acceder a las terminales fueron inmanejables por una supuesta huelga de celo de los vigilantes de Eulen presentes. Finalmente, solo se logró aligerar las esperas cuando, días después, se reforzó la presencia de la Guardia Civil para evitar la protesta encubierta.

Las escenas vividas hace ahora dos veranos pueden, pues, repetirse desde este viernes; el comité de huelga, de hecho, ya ha avisado de que no hay suficiente personal para cumplir con los servicios mínimos. Este viernes hay prevista una operativa cercana a entre 950 y 1.000 vuelos, tanto salidas como llegadas, lo que supone que será de los días del año con más movimiento. Según fuentes de Aena, se calcula que el viernes pasarán alrededor de 185.000 viajeros por la instalación. La huelga, es indefinida, por lo que también se verán afectados los 160.000 usuarios que se prevén el sábado y los 180.000 del domingo. Todo ello, siempre que los trabajadores no decidan aparcar los paros.

De momento, no hay prevista una nueva votación sobre la huelga, aunque los empleados esperan algún movimiento de Trablisa. Los trabajadores reclaman, entre otras mejoras, un plus de un euro por hora por la «carga física y mental que soporta el colectivo», que la empresa se haga cargo de los costes del aparcamiento de su personal en el aeropuerto y descansos de 10 minutos por hora.

Trabajadoras de Trablisa también criticaron que la falta de paridad entre la plantilla de vigilantes de seguridad les supone una «sobrecarga de trabajo» al tener que hacer todos los registros de pasajeras en los filtros siendo menos mujeres.

Consejos

Ante la huelga, tanto las aerolíneas como Aena lanzaron diversas recomendaciones a los viajeros. El gestor aeroportuario recomendó que en caso de tener que facturar equipaje o no tener la tarjeta de embarque, consultar con su aerolínea cuándo abre el punto de facturación, que suelen abrir entre tres y cuatro horas antes de la salida del vuelo; así como «dirigirse al control de seguridad con antelación». Fuentes de Aena afirmaron también que se reforzará el personal destinado a dirigir el flujo de la gente para gestionar la posible cola lo mejor posible, que se ampliarán los servicios (restaurantes, etcétera) y que adelantará la gestión de las maletas facturadas debido a que esperan que la gente acuda con mayor antelación a la terminal.

Por su parte, fuentes de Vueling, la principal aerolínea del aeropuerto, afirmaron que se ha informado a sus clientes de que acudan «con más tiempo de antelación de lo habitual» a El Prat y que tengan hecha la facturación on line. «Habrá siempre personal de Vueling por si la gente lo necesita», completaron.

Esta será la segunda huelga a la que se enfrente el aeropuerto  catalán este verano. El otro paro destacable fue el del personal de tierra de Iberia, que hizo huelga el 27 y 28 de julio. Estos han amenazado con más paros en agosto, y tanto los pilotos como los azafatos de Ryanair prevén movilizaciones.