Ir a contenido

China y EEUU se adentran en una guerra de divisas

El Banco Popular de China niega la acusación de "manipulador de divisas" realizada por EEUU

Las bolsas internacionales registran pérdidas, aunque el yuan vuelve a estabilizarse

El Periódico

Paneles de cotizaciones de la Bolsa China en un sociedad de inversión de Hangzhou.

Paneles de cotizaciones de la Bolsa China en un sociedad de inversión de Hangzhou.

China y EEUU se adentran en una guerra de divisas, aunque, de momento, es más dialéctica que cruenta. A la acusación de "manipulador de divisas" vertida por el Departamento del Tesoro estadounidese, el Banco Popular de China (BPC) ha expresado este martes su "firme oposición" a la decisión "unilateral" estadounidense, algo que no sucedía desde 1994, advirtiendo de que los pasos adoptados por las autoridades de EEUU socavan el consenso sobre los tipos de cambio y tienen un grave impacto negativo en la estabilidad del sistema monetario internacional.

En un comunicado emitido por el instituto emisor chino, la entidad sostiene que EEUU ignora los hechos y atribuye injustificadamente a China la etiqueta de "manipulador de divisas", algo a lo que "la parte china se opone firmemente".

"Esto no solo socavará gravemente el orden financiero internacional, sino que también desencadenará turbulencias en el mercado financiero, obstaculizará en gran medida el comercio internacional y la recuperación económica mundial", ha advertido el banco central chino. En este sentido, la entidad ha señalado que este acto unilateral de EEUU socava el consenso multilateral global sobre problemas cambiarios y tiene un grave impacto negativo sobre la estabilidad del sistema monetario internacional, por lo que ha recomendado a las autoridades de EEUU "regresar a la senda de la racionalidad y la objetividad".

El tipo de cambio del yuan frente al 'billete verde' se debilitaba este martes un 0,1% hasta los 7,0585 yuanes por dólar, en mínimos de 11 años, después de que el BPC fijara en 6,9683 yuanes por dólar el punto medio del rango de oscilación diaria del 2% del tipo de cambio.

El Gobierno de Estados Unidos anunció el lunes su decisión de designar a China como "manipulador de divisas", después de que el Banco Popular de China dejara caer el yuan a mínimos de 2008 con el dólar. El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, explicó que la decisión fue adoptada tras un análisis realizado según el Acta de Competitividad de 1988, que "considera qué países manipulan la tasa de cambio entre su moneda y el dólar estadounidense".

El presidente estadounidense, Donald Trump, intenta sacar provecho electoral de la situación y ha tuiteado: "Grandes cantidades de dinero de China y otras partes del mundo entran en EEUU por razones  de seguridad, inversión y tipos de interés...", en referentecia a la bajada del tipo de interés de los bonos estadounidenses hacia los que se mueven muchos inversores, así como hacia otros activos refugio.

Sanciones comerciales

China anunció este martes la suspensión de la compra de productos agrícolas de Estados Unidos, como respuesta al reciente anuncio de Washington de que incrementará en un 10 % los aranceles sobre exportaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares. En un comunicado publicado este martes en su página web, el Ministerio de Comercio chino consideró esta subida arancelaria, con efectos a partir del próximo 1 de septiembre, como "una grave violación de la reunión entre los jefes de Estado de China y EEUU".

"Se ha acordado que la Comisión de Aranceles Aduaneros del Consejo de Estado no descarte gravámenes a la importación a productos agrícolas de EEUU recientemente adquiridos después del 3 de agosto, y las empresas chinas relacionadas han suspendido la compra de productos agrícolas estadounidenses", indica el texto.

El Ministerio de Comercio se vanaglorió de la "enorme capacidad de mercado" del país asiático y se arrogó "unas perspectivas brillantes para la importación de productos estadounidenses agrícolas de alta calidad".

Condiciones para la cooperación

Sin embargo, dejó claro que estas "perspectivas brillantes" van sujetas a que Washington "ponga en marcha el consenso alcanzado en la reunión entre los jefes de Estado de China y EEUU, y tenga la confianza de poner en práctica los compromisos para crear las condiciones necesarias para la cooperación en el sector agrícola entre ambos países".

Este anuncio supone un peldaño más en el incremento de las tensiones en la guerra comercial que ambos países libran desde el pasado año, y que ha entrado en un nuevo capítulo desde que, la semana pasada, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara las citadas medidas arancelarias ante la falta de progresos en las negociaciones comerciales.

En lo que varios analistas consideraron una respuesta a los nuevos gravámenes decididos por Trump, el yuan chino rompió el lunes la barrera psicológica de las siete unidades por cada dólar, algo que no sucedía desde abril de 2008. Un yuan más débil significa que los productos chinos denominados en dólares son más baratos, algo que ayudaría a frenar el efecto negativo de los nuevos aranceles estadounidenses sobre su competitividad, aunque el precio a pagar será un aumento del coste de las importaciones.

El anuncio, avanzado ya el lunes, tuvo un efecto negativo en la bolsa estadounidese. El Dow Jones, llegó a caer un 3%. pero también en los mercados asiáticos. La Bolsa de Tokio llegó a perder más del 2%, aunque posteriormente moderó las pérdidas, una vez que China volvió a tomar medidas para estabilizar la fluctuación del yuan.