Ir a contenido

impuestos

Pobres autónomos

Los técnicos de Hacienda desatan las iras de los autoempleados al insinuar que incurren en fraude generalizado

Agustí Sala

Un trabajador autónomo durante su jornada laboral como lampista.

Un trabajador autónomo durante su jornada laboral como lampista. / RICARD CUGAT (El Periódico)

Las organizaciones de autónomos han desatado sus iras estos días contra los técnicos de Hacienda ¿El motivo? Que esos profesionales, agrupados en el sindicatos Gestha insinúan en un informe que han elaborado que el fraude está generalizado entre los autoempleados y destacan que este colectivo declara por IRPF unos ingresos entre 8.000 y 12.000 euros por debajo de los de los asalariados y los pensionistas.

Autònoms Pimec ha salido al paso de esas afirmaciones destacando que se ataca a un colectivo "más indefenso y con menos estructura y no a las grandes corporaciones y grandes fortunas, que posiblemente son los colectivos más defraudadores de impuestos". Esta organización, presidida por Miquel Camps, reclama a su vez una legislación difererenciada de la gran empresa, la vez que asegura que quiere "dignificar la figura del autónomo".

Pese a las rivalidades por la representatividad, en la misma línea, Lorenzo Amor, presidente de ATA, ue forma parte de la CEOE, asegura que muchos autónomos apenas ingresan 900 euros netos una vez descontadas las cotizaciones y los impuestos. Y considera  "una vergüenza" y "una irresponsabilidad" que se lancen esas acusaciones sobre un colectivo que, en muchas ocasiones, asegura, gana menos que sus empleados.

"Motivos ocultos" 

En su estudio, los técnicos de Hacienda sospechan que pueden existir "otros motivos ocultos" por los que casi la mitad de los autónomos, en total más de 1,5 millones, declara ganar menos de 12.000 euros anuales; es decir, que se encontrarían en el colectivo de mileuristas.

También subrayan que casi uno de cada cinco autónomos con trabajadores a cargo declara de media menos ganancias que por las que tributan sus propios empleados. En concreto, de las estadísticas se desprende que 3 millones de empleados cobrarían más que sus jefes.

Al analizar la serie histórica del IRPF, se observa que el diferencial entre las rentas declaradas por unos y otros se ha ido ensanchando ininterrumpidamente y de forma bastante significativa desde 1993. Del 2008 al 2017 lo ha hecho en 1.343 euros respecto de lo que declara el profesional y empresario en estimación directa y en 3.979 euros respecto del empresario en estimación objetiva no agropecuaria, con un máximo de 5.328 euros en esta década en la Comunidad de Madrid, según Gestha.

Este sindicato reclama que se generalice el envío de cartas informativas a los autónomos que estén por debajo de las ratios de la media de su sector económico en el territorio y que, a continuación, inicie las investigaciones pertinentes a aquellos que evidencien mayores señales de fraude.

Los técnicos remarcan que, en líneas generales, la brecha resulta casi 3.000 euros superior en el régimen de módulos (estimación objetiva), en el que hoy en día tributan menos de 1,3 millones de autónomos. El resto, más del 60%, ya lo hace en el régimen de estimación directa (mera diferencia entre ingresos y gastos), por lo que Gestha se dirigirá al ministerio de Hacienda para que derogue de forma paulatina el régimen de módulos.