25 nov 2020

Ir a contenido

RALENTIZACIÓN

La economía española se frena y crece el 0,5% en el segundo trimestre

La inversión empresarial ralentiza el PIB a pesar de la mejora del sector exterior

Max Jiménez Botías

El PIB frena su avance trimestral al 0,5% y su tasa anual al 2,3%. En la foto, el puerto de Barcelona. / FERRAN SENDRA (VÍDEO: EUROPA PRESS)

La economía española creció en el segundo trimestre el 0,5 %, dos décimas menos respecto al avance registrado en el primer trimestre, debido a la contracción de la inversión empresarial y a pesar de la mejora del sector exterior, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE). El crecimiento interanual del producto interior bruto (PIB) se sitúa en el 2,3%, frente al 2,4% del trimestre precedente

El Ministerio de Economía y Empresa ve "previsible" el dato de crecimiento del 0,5% registrado en el segundo trimestre del año, y mantiene la intención expresada por la titular del departamento, Nadia Calviño, de elevar la previsión actual de crecimiento del 2,2% para este año cuando proceda. Fuentes del Ministerio han destacado que el crecimiento del 0,7% registrado por la economía española en el primer trimestre del año fue "muy alto", por lo que el avance del 0,5% del segundo trimestre entra "dentro de lo previsible".

Con todo la evolución de la economía española se mantiene por delante del conjunto de la zona euro, que registró entre abril y junio un crecimiento del 0,2%, la mitad que el 0,4% observado en el primer trimestre de 2019, según la estimación preliminar del dato publicada por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat. En comparación con el segundo trimestre de 2019, el PIB de la zona euro creció un 1,1%, una décima menos que en el primer trimestre y su menor ritmo de expansión interanual desde el cuarto trimestre de 2013.

Demanda externa

Los datos del INE reflejan que crecimiento del empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, se ha ralentizado y el crecimiento económico se sigue apoyando en el consumo de los hogares, aunque aumentó una décima menos que en el trimestre anterior mientras que la inversión se contrajo como consecuencia de la inversión empresarial.

Frente a la desaceleración de la demanda interna, la demanda externa dio muestras de mayor dinamismo con un crecimiento de las exportaciones del 1,8 % y un avance de las importaciones del 1%.  La contribución de la demanda interior al crecimiento fue de 1,6 puntos, seis décimas inferior a la del primer trimestre, mientras que a demanda externa presentó una aportación de 0,7 puntos, cinco décimas más que el trimestre anterior-

Pese a ello, el gasto en consumo final aumentó el 1,7% respecto al mismo trimestre del 2018, lo que supone una tasa ligeramente superior, una décima, al primero. El gasto de los hogares en consumo final contribuyó a esta evolución, puesto que registró un crecimineto interanual del 1,7%, dos décimas más que en el trimestre anterior, mientras que el gasto en consumo de las Administraciónes, aunque aumentó el 1,9%, fue una décima inferior al trimestre previo.

Inversión empresarial

La inversión de las empresas se mantiene en niveles parecidos al trimestre anterior, aunque muestra cierto estancamiento. La formación bruta de capital aumentó el 1,2%, es decir, 3,5 puntos menos, mientras que la inversión en activos fijos materiales creció a una tasa internanual del 1,4%, lo que supone 4 puntos menos que en el trimestre precedente. Disminuye la inversión en vivienda y otros edificios de construcción (0,9 puntos) y cae hasta el 3,4%, mientras que la inversión en maquinaria, bienes de equipo y sistemas baja 8,8 puntos, al presentar una variación de -1,5%.

Por su parte, las exportaciones de bienes y servicios mejora el 1,7% respecto al segundo trimestre del 2018, lo que supone 1,7 puntos más que tres meses antes. Esta aceleración se produce por un incremento de las tasas interanuales de las exportaciones de bienes (pasan del -2,1% al 1,6%), mientras que las exportaciones de servicios disminuyen 2,7 puntos, hasrta el 2,1%. También se reducen las importaciones, que presentan una variación del -0,3% respecto al mismo trimestre del año anterior.

Remuneración de los asalariados

La remuneración de los asalariados registró un crecimiento interanual del 4,8% en el segundo trimestre, dos décimas menos que en el anterior. Este resultado se debe al aumento del 2,9% de número de asalariados (cuatro décimas menos que en el trimestre anterior) combinada con una remuneración media por asalariado que se incrementa un 1,8%, frente al 1,6% del trimestre anterior.

Temas PIB