Ir a contenido

Huelga parcial de los repartidores de Glovo este jueves

Los organizadores esperan la participación de al menos medio millar de 'riders'

Harán una marcha desde Sagrada Familia hasta la sede de la empresa

Acn / Barcelona

Protesta de los repartidores de Glovo en Barcelona el 21 de septiembre del 2018.

Protesta de los repartidores de Glovo en Barcelona el 21 de septiembre del 2018.

El presidente de la sección sindical de Glovo, Brian González, espera que al menos medio millar de repartidores de la empresa participen en la huelga parcial de dos horas convocada este jueves y en la marcha que saldrá de la Sagrada Familia hacia la sede de la empresa. La movilización, a la que están convocados los 1.500 repartidores de Glovo, cuenta con el apoyo de las asociaciones Riders X Derechos y la Asociación Autónoma de Riders. González, sin embargo, teme que la empresa termine ofreciendo bonificaciones de última hora a los repartidores -que pueden representar un incremento de 20 o 50 euros o doblar el total ingresado en una hora- y que desistan a última hora a participar en la protesta, según ha explicado en declaraciones a la ACN.

El motivo principal de la huelga es la condición de falsos autónomos de los repartidores de la empresa. González argumenta que un autónomo "debería poder trabajar las horas que quisiera" y "debería decidir de donde provienen el dinero que ingresa". Actualmente, sin embargo, las horas que trabajan los repartidores dependen de lo que les ofrece la plataforma, según los puntos que tengan y que el 75% de sus ingresos provengan de encargos hechos por Glovo, según denuncia. Otra de las quejas es el trato que reciben en algunos locales comerciales donde van a recoger los pedidos.

González ha afirmado que en algunos establecimientos los tratan de "malas maneras" y en algunos casos los hacen esperar fuera aunque plogui. González es partidario de que se introduzcan cambios en la empresa, ya que "si funciona bien en las otras plataformas, también puede funcionar a Glovo". Por ejemplo, cita el hecho de que el trabajador se pueda "poner en línea en cualquier momento", por lo que tiene flexibilidad horaria y que se pague un mínimo por hora sin depender únicamente de los pedidos que hacen los clients. González ha comentado que la empresa se ha puesto en contacto con él para hablar, aunque lo ha atribuido a una maniobra para hacer "perder el tiempo".

Temas: Glovo