28 mar 2020

Ir a contenido

primer semestre

El Sabadell gana el 340% más tras resolver TSB y vender Solvia

Guardiola ve poco probable que la banca cobre por los depósitos minoristas pero no lo descarta del todo

La entidad cae en bolsa tras rebajar previsiones por el recorte de tipos BCE pero dice poder afrontarlo

P. Allendesalazar

El consejero delegado del Sabadell, Jaume Guardiola, durante la presentación de los resultados.

El consejero delegado del Sabadell, Jaume Guardiola, durante la presentación de los resultados. / David Castro

El beneficio del Sabadell se disparó un 340,9% entre enero y junio respecto al del mismo periodo del 2018, hasta los 532 millones de euros. El incremento fue tan notable porque el año pasado tuvo que hacer frente a unos costes extraordinarios por los problemas de integración tecnológica de su filial británica TSB y este se ha beneficiado de las plusvalías de 135 millones obtenidas por la venta de su unidad inmobiliaria Solvia. Sin tener en cuenta la división inglesa, el resultado fue de 530 millones, con un alza del 66,7%.

Como otras entidades financieras, el banco está cayendo con fuerza en bolsa (más de un 5%) tras haber recortado su previsión de incremento de los ingresos básicos que obtendrá este año de entre el 1% y el 2% a entre el 0% y el 1%. La rebaja es consecuencia del recorte adicional de los tipos oficiales que prepara el Banco Central Europeo (BCE). Su consejero delegado, Jaume Guardiola, ha restado este viernes importancia a la caída bursátil y ha asegurado que la entidad podrá "compensar, al menos en parte" el abaratamiento adicional del dinero. 

Así, ha apuntado que el Sabadell ya cobra por los depósitos a inversores institucionales (como fondos, gestoras y aseguradoras) y se ha mostrado convencido de que el sector pasará a hacerlo también con los excesos de tesorería de las empresas. En cambio, ha considerado "más difícil" que suceda con los particulares, aunque sin descartarlo del todo: "El grado de probabilidad es muy bajo, pero cualquier escenario en un cambio de paradigma como el que se está produciendo puede contemplarse".

Capital al alza

Otras palancas para mejorar los ingresos que ha citado son el crecimiento de los volúmenes de crédito, incrementar el número de productos y servicios por cliente, reducir costes (no con un ERE pero sí mediante salidas continuas para adaptarse al menor uso de las oficinas por el crecimiento de los canales digitales), y aumentar la contribución de TSB, que en el primer semestre fue de apenas 2 millones.

El ejecutivo ha destacado también que el capital se situó en el 11,2%, en línea con el objetivo de que llegue al 11,6% a final de año y al 12% en el 2020, y no ha querido concretar si la entidad atenderá a los avisos del Banco de España al sector para que sea prudente en el dividendo para mejorar la solvencia. Asimismo, ha destacado que "periodos demasiado largos sin Gobierno no son buenos en general", pero ha matizado que es "impresionante la fortaleza de la economía" pese a la falta de Ejecutivo, como ya sucedió en el 2016. 

Impacto de la Sareb

Los ingresos básicos del banco cayeron ligeramente en la primera mitad del año (0,2%, hasta los 1.806 millones) debido al entorno de tipos bajos. Sin embargo, el fuerte aumento de las comisiones (10,9%, hasta los 637 millones) hizo que el margen básico aumentase el 2,7%. El mal resultado de las operaciones en los mercados y las participadas por el deterioro de la valoración de la deuda de la Sareb (47 millones) no se vio compensado por la reducción de los gastos (9,4%), lo que provocó que el margen antes de provisiones cayese el 5%. Las menores dotaciones para afrontar pérdidas y las plusvalías obtenidas por Solvia son las que elevaron el beneficio final más del 300%.

El banco es uno de los pocos que está incrementando el crédito, pese a la caída general del sector: el 0,7% hasta junio y el 2,6% solo en España. La rentabilidad se situó en el 6,9%, por debajo del nivel que reclama el mercado (entre el 8% y el 10%). La morosidad se redujo al 4,05% (4,81% sin el TSB).