Ir a contenido

Las causas de Rato

Rodrigo Rato. 

Rodrigo Rato.  / ARCHIVO / REUTERS

El exvicepresidente económico de Gobierno, exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y expresidente de Bankia Rodrigo Rato pasó de ser casi alternativa a la presidencia del Gobierno por el Partido Popular (PP) a estar en el disparadero legal y de la opinion pública al estar inmerso en varias causas penales por acusaciones de administración desleal, apropiación indebida, corrupción entre particulares e irregularidades fiscales.

Varias de esas causas han sido unificadas para facilitar el trámite judicial.

Salida a bolsa de Bankia

La primera causa contra Rato fue iniciada por la Audiencia Nacional a finales del 2012 por el supuesto falseamiento de las cuentas en la salida a bolsa de Bankia, que tuvo que ser nacionalizada en el 2012 y rescatada con 22.000 millones de euros del erario. Desde julio del 2013, Rato está imputado por presuntos delitos de falsificación de cuentas, administración desleal y apropiación indebida por su participación en el proceso bursátil.

Tarjetas 'black'

Las denominadas tarjetas 'black', que comprende la retribución para gastos personales de directivos de Caja Madrid y Bankia, se convirtió en uno de los mayores escándalos políticos y financieros de la crisis. Rato fue condenado a cuatro años y medio de prisión por apropiación indebida y administración desleal. La Audiencia cifró en 12 millones de euros lo gastado con las 'black': 9,3 millones, en la etapa de Blesa y 2,6 millones, con Rato. El Tribunal Supremo confirmó esta condena en octubre del 2018.

Irregularidades fiscales

El conocido como 'caso Rato', iniciado en el 2015, investiga las presuntas irregularidades fiscales derivadas de sus negocios particulares y los sobornos supuestamente cobrados durante su etapa al frente de Bankia. Tras pasar por prisión preventiva, el juez le imputó cinco presuntos delitos contra la Hacienda Pública y corrupción entre particulares. Una de las últimas decisiones de la Audiencia de Madrid en torno al 'caso Rato' fue reunificarlo, al entender que "se hallan íntimamente anudados los delitos de blanqueo, fiscales y de corrupción en los negocios" investigados en relación con su patrimonio.

Anticorrupción le acusa de que haber empleado mercantiles en el extranjero, sin actividad social, utilizando como testaferros sociedades fiduciarias En este 'caso Rato' también se investiga el presunto trato de favor que empresas de publicidad contratadas por Bankia recibieron durante su presidencia y supuestas irregularidades en la contratación por la entidad de algunos de sus colaboradores, como su excuñado Santiago Alarcó y su exsecretaria personal Teresa Arellano. Los presuntos delitos fiscales correspondientes a varios ejercicios se incluyen en la causa.

El juez también investiga a Rato por administración desleal en el 2010 por presuntas irregularidades en la contratación de su excuñado, Santiago Alarcó, y de su secretaria personal, Teresa Arellano.  Informes de la Guardia Civil señalan que Alarcó fue contratado como asesor de Caja Madrid con una retribución de 120.000 euros, que en el 2012 pasó a ser de 240.000 y al año siguiente de 480.000 euros.  La retribución de Arellano experimentó también un considerable incremento: 110.000 euros en el 2010, 213.000 en el 2011 y 374.500 en el 2012, con una indemnización por despido de 339.619 euros.