Ir a contenido

pleno de investidura

Sánchez insiste en ligar las pensiones al IPC y elevar el salario mínimo

El candidato a presidente asegura que derogará las partes "más lesivas" de la reforma laboral

El líder socialista promete adoptar nuevas medidas para frenar el encarecimiento del alquiler de vivienda

P. Allendesalazar

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, llega al Congreso.

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, llega al Congreso. / DAVID CASTRO

En un discurso de investidura sin grandes novedades económicas respecto a su programa electoral, Pedro Sánchez ha reafirmado este lunes su voluntad de ligar las pensiones al IPC, derogar parte de la reforma laboral que aprobó el Ejecutivo del PP en el 2012, seguir elevando el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, así como adoptar nuevas medidas para "frenar aún más" la subida del precio de los alquileres de vivienda. El candidato a la presidencia del Gobierno ha destacado como uno de los seis grandes retos que afronta el país el lograr el "empleo digno" y un sistema público de pensiones "sostenible" y para conseguirlo ha propuesto un paquete "transversal" de diez medidas.

El líder socialista, así, ha prometido incrementar el SMI hasta que alcance el 60% del salario medio del país al final de la legislatura dentro de cuatro años, después de subirlo a 900 euros al mes en 14 pagas hace unos meses, dentro de una estrategia para lograr con los sindicatos y la patronal un pacto de rentas para mejorar los salarios. Asimismo, ha afirmado que abordará de forma "urgente" con los agentes sociales derogar los aspectos "más lesivos" de la reforma laboral de Rajoy, una iniciativa con la que ya coqueteó la pasada legislatura sin terminar de impulsarla. Para la aprobación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, una norma que lleva en vigor desde 1980, también buscará el acuerdo de los representantes de los trabajadores y las empresas con el objetivo de poder darle luz verde "en el menor tiempo posible" y con la voluntad de blindar derechos, regular las nuevas relaciones laborales de la economía digital y lograr que la contratación fija sea la más habitual y disminuya así la temporalidad. 

En materia laboral, también ha prometido impulsar el empleo juvenil y un estatuto del becario (fomentando su retribución y evitando el encadenamiento ilimitado de periodos de prácticas); un plan estratégico de retorno de trabajadores emigrados; una ley de igualdad en el mercado laboral; modificar las políticas activas de empleo para garantizar la formación continua; un nuevo plan director para el trabajo digno,;reordenar y simplificar los subsidios por desempleo con el objetivo de elevar la tasa de cobertura y la intensidad de la protección; la reforma de las políticas de apoyo a las empresas sociales; y un pacto nacional por la racionalización de horarios. Sánchez ha hecho un énfasis especial en que reformará el régimen de cotización de los trabajadores autónomos para que paguen a la Seguridad Social por lo que realmente ingresan, además de adoptar medidas para mejorar su protección social y equipararla a la de los trabajadores por cuenta ajena.

Sin déficit en cinco años

El presidente en funciones también ha fijado como objetivo retomar el Pacto de Toledo para lograr un "acuerdo político y del diálogo social" que se malogró a última hora hace unos meses. Su eje, ha prometido, será "consolidar" la vinculación de las pensiones al IPC y acabar con el sistema de revalorización adoptado por el PP (que en los últimos años ha provocado que subieran solo un 0,25% cada ejercicio), así como reformular el factor de sostenibilidad (que de no cambiarse va a hacer que las nuevas prestaciones sean cada vez más bajas) y reducir la brecha de género en estas prestaciones, elevando más las mínimas y las no contributivas. Asimismo, pretende acabar con el déficit del sistema en cinco años, buscando nuevas fórmulas de financiación del mismo y reorientando las bonificaciones para que beneficien solo a los colectivos "más vulnerables".

En otros ámbitos, Sánchez también ha anunciado su intención de relanzar la fiscalidad mediombiental (impuestos para desincentivar las tecnologías y prácticas más contaminantes); emitir bonos verdes por parte del Tesoro que liguen la deuda estatal al desarrollo de proyectos bajos en carbono; la creación de una entidad pública de financiación de la innovación, el emprendimiento, la transición digital y la transición ecológica que integre los mecanismos actuales; una ley de empresas innovadoras de nueva creación o 'start ups'; un pacto de Estado por la industria y un marco estratégico de las pymes 2030; un plan estratégico de apoyo al sector de la automoción 2019-2025; ayudas para rehabilitar 100.000 viviendas al año con criterios ecológicos; elevar la inversión en I+D+i hasta el 2% del PIB; aprobar una ley de transición energética y cambio climático; y una Ley Estatal de Vivienda con el objetivo de
recoger su función social, evitar las situaciones de desamparo y exclusión residencial, y regular el servicio público, así como revisar el Plan Estatal de Vivienda con el objetivo de fomentar los arrendamientos asequibles.