Ir a contenido

Retribución energética

Las gasistas trasladan a la CNMC que sus "drásticos" recortes no reducirán la factura

Sedigás lamenta la "poca o nula interactuación" del regulador con los agentes implicados para la revisión regulatoria

 Jose María Marin Quemada, presidente de la CNMC. 

 Jose María Marin Quemada, presidente de la CNMC.  / JUAN MANUEL PRATS

El sector del gas está en alerta tras el recorte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a la retribución por sus actividades reguladas. Si la semana pasada, la patronal del sector (Sedigás) se reunía con el ministerio para la Transición Ecológica, esta semana lo hace con el regulador para mostrar su rechazo a unos recortes que considera "drásticos" e incoherentes y, que, a juicio de la patronal no se verán reflejados en la factura. 

La CNMC planteó un recorte para el siguiente periodo regulatorio (2021-2026) del 17,8% a la distribución de gas y del 21,8% a la de transporte de gas y regasificación que hizo mella en las empresas energéticas, sobre todo en las gasistas, con el desplome en bolsa y provocando la ofensiva del sector. Si bien parece difícil que el regulador vaya a cambiar de opinión, la patronal gasista se ha reunido este lunes con organismo regulador para trasladarle "la falta de análisis de detalle" en sus propuestas y advertirle sobre el "impacto y las consecuencias económicas del recorte en la retribución". 

Sedigás, según recoge Europa Press, ha señalado que el impacto en la factura del recorte de la retribución a las redes "dista mucho de ser aplicable" porque solo podría llegar a suceder en el caso de recuperación completa del déficit acumulado del sistema, (algo que ocurriría en 2022, pero que con el cambio regulatorio podría alargarse más allá del 2023), e insiste en que estos recortes retributivos paralizarán el ritmo de crecimiento del sector. Además, la patronal se queja del efecto sorpresa causado por la "poca o nula interacción" entre la CNMC y los agentes involucrados. Lo idóneo, según Sedigás, hubiera sido "un proceso pausado, ordenado y de escucha activa por parte de la CNMC para con los sectores implicados".

En el grueso del asunto, el sector gasista aseguró en el encuentro ante la Sala de regulación que preside María Fernández que el impacto a las empresas gestoras de las infraestructuras de red de gas no está adecuadamente valorado en las memorias económicas que acompañan a los borradores de circulares, una "minusvaloración" que a su juicio "distorsiona el diagnóstico de los efectos de las circulares" en términos de empleo, inversión y crecimiento de la evolución de la demanda. 

Además, Sedigás afirma que la metodología restringirá la demanda, limitará las alternativas de sustitución de los combustibles más contaminantes y podría llegar "a provocar que el gas sea desplazado por alternativas más contaminantes". Y denuncia la necesidad de iniciar el proceso de propuesta de circulares después de realizar una contabilidad regulatoria que justifique las valoraciones que se presentan en las propuestas.