Ir a contenido

Nueva moda

El récord turístico del verano lo registrará el camping

Los campings prevén superar los 4,5 millones de viajeros durante la temporada estival (julio y agosto)

En diez años, el turismo nacional ha crecido un 20%, hasta los 2,8 millones de usuarios en verano

Sara Ledo

El nuevo resort África del cámping Sangulí de Salou.

El nuevo resort África del cámping Sangulí de Salou. / JOAN REVILLAS

"Los campings españoles recibirán este verano tantos clientes como Costa Rica en un año", aseguraba esta semana el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), sacando una carcajada a los presentes en la rueda de prensa de previsiones estivales. Pero no iba desencaminado: Costa Rica atrajo a 3 millones de turistas en todo el 2018 y el sector de la acampada espera alcanzar los 4,5 millones de viajeros este verano, un récord para un alojamiento que está más de moda que nunca.

En España hay 1.100 campings (de los cuales más de 300 están en Catalunya) que se prevé que tengan una ocupación media del 90% en los meses de julio y agosto. Según los datos de la Federación Española de Campings (FEEC), que suma 785 campamentos, la costa y el 'sol y playa' contarán con una ocupación del 100% en los bungalows y del 90% en las parcelas (para instalar las caravanas y las tiendas) y en el interior las cifras serán similares: 90% de ocupación en las instalaciones y 80% en las parcelas. En el norte del país, dependerá mucho de las condiciones meteorológicas, pero si se mantienen como hasta ahora, los campings de Galicia, Cantabria, Asturias y País Vasco superarán el 80% de ocupación media. 

Los turistas nacionales representan entre el 65% y el 70% de los viajeros que utilizan este alojamiento y son los verdaderos impulsores de esta actividad en los últimos años. Y es que el camping será la segunda oferta vacacional preferida por los españoles por detrás de los hoteles que, sin embargo, prevén un verano estable con cifras similares a las del año pasado.

Cada año, 100.000 familias españolas -la mayoría son familias con hijos, aunque también hay grupos de amigos y parejas de jubilados- conocen este fenómeno de la acampada y se quedan, pues, en la última década los turistas nacionales que pasan sus vacaciones estivales en un camping han aumentado en un 20%. Así, mientras que en el verano de 2009, 2,4 millones de españoles se fueron de camping, en 2018 esta cifra ascendió hasta los 2,8 millones. 

El secreto son… los bungalows

¿Por qué este auge? El sector de la acampada tocó fondo con la crisis, sin embargo, en los últimos cinco años empezó a coger ritmo hasta el nivel actual, en parte, debido al lavado de cara de muchas de las instalaciones que ampliaron su registro para captar a más clientes a través de los conocidos bungalows. Así, la acampada "a la antigua usanza", basada en un terreno sobre el que se instala la tienda de campaña o se aparca la caravana se mantiene, pero convive con nuevas fórmulas más psicodélicas que convierten los campings en auténticas "ciudades de vacaciones".

"Se han convertido en resorts mejorando mucho su oferta vacacional", explica la presidenta de la Federación Española de Campings, Ana Beriain. Ahora, los clientes pueden elegir, además de la acampada tradicional, entre el 'glamping' –más lujoso-, el hostel –albergue enfocado para grupos con niños que dispone de literas- y los bungalows o 'mobilhomes' –dos opciones que cuentan con el mismo servicio pero se diferencian en que uno tiene ruedas y el otra no-. "La tendencia es que puedas tener diferentes tiendas y, además, muchos servicios, desde bares y restaurantes, a actividades lúdico-deportivas y de animación, que hace que muchas veces no haga falta salir del camping", añade Beriain.

Pero, para quienes les apetezca salir del recinto, estos alojamientos ofrecen excursiones, una experiencia muy similar a la que ofertan los hoteles, pero en contacto permanente con la naturaleza. Y a esto último achaca Beriain el furor por la acampada en España: "Tiene que ver con la recuperación de los valores de antes, el pasar tiempo con la familia y los amigos y estar en contacto con la naturaleza, con todo tipo de oportunidades, ofertas y experiencias", concluye Beriain.

Temas: Turismo