Ir a contenido

Huelga 24 horas

Huelga en Renfe: los servicios mínimos evitan el caos en pleno cambio de quincena

Los más afectados en Chamartín y Atocha han sido los de Cercanías por la baja frecuencia de los trayectos

Muchos usuarios han sido recolocados pero eso no ha evitado colas en los mostradores

Sara Ledo

La estación de la Sagrera, durante la jornada de huelga de Renfe.

La estación de la Sagrera, durante la jornada de huelga de Renfe. / JOAN CORTADELLAS

"Maldita huelga", exclamaban dos pasajeros frente al panel de horarios de trenes Cercanías en la madrileña estación de Chamartín. Una sensación similar a la de otro par de pasajeros que buscaban en otra de las pantallas de la estación un tren a las Rozas sin mucho éxito. "Las Rozas ya de por sí está mal comunicado, hay trenes cada 25 minutos y son más 30 minutos de viajes. Hoy no hay nada hasta dentro de una hora", explica a EL PERIÓDICO una de las afectadas. "¡Es una faena!", resumía para sí mientras su compañero le decía que iba a coger el metro.

Esa ha sido la tónica general de esta jornada de huelga de trenes en Madrid, normalidad dentro de las incomodidades que provoca cualquier huelga de transporte. Los usuarios de Cercanías han sido los más afectados por la baja frecuencia de los viajes, mientras que los usuarios de trenes de media distancia y AVE lo han notado en los cambios de planes, tras la cancelación el jueves de 320 trenes por parte de la empresa después de que Fomento estableciese unos elevados servicios mínimos al tratarse una "jornada de excepcional movimiento".

La compañía ofreció a los usuarios el cambio de billete por uno en el mismo día "siempre que fuese posible" o la devolución. Así, Francesc Ribot tenía un billete de Madrid-Atocha a Barcelona para las 19:30 horas pero le dijeron que podría viajar en el siguiente, en el de las 20.30 horas. "Es un fastidio porque llegaré a Barcelona a las 23.30 horas", explica mientras espera en el mostrador de Renfe al que ha llegado para informarse de que "está todo correcto", como Marcos Fernández, que viajará a Alicante a las 19:20 horas, en vez de a las 16:55 horas que tenía previsto.

Peor es el caso de Carmen Hernández, que tenía un billete para ir en ese mismo trayecto y se lo anularon ya dos veces: "El problema es que tengo una combinación a Peñiscola y no puedo llegar tarde", añade. Es decir, las colas en los mostradores han prevalecido porque los usuarios han queridoasegurarse de que no habría nuevos imprevistos.  

Según las cifras de la operadora, solo 260 trabajadores de los 4.109 que podían ir a la huelga –aquellos que no están convocados para el cumplimiento de servicios mínimos ni aquellos que están disfrutando de vacaciones o permisos- la han secundado durante esta jornada, es decir, la incidencia ha sido del 6%. Una cifra que difiere, y mucho, de los cálculos del sindicato que asegura que más del 70% de la plantilla ha secundado esta jornada de paros.

No obstante, ambos coinciden en que hasta este momento la jornada se ha desarrollado sin incidencias y con el cumplimiento de los servicios mínimos puestos por el ministerio de Fomento. Esto es la circulación del 65% de trenes de media distancia programados, el 72% de AVE y entre el 50% y el 75% de los Cercanías para garantizar la movilidad de los viajeros y mercancías (25% del servicio habitual) en pleno cambio de quincena vacacional.

Paros parciales de CGT este verano

CC.OO. protesta contra la empresa por incumplir, a su juicio, las tres principales materias del convenio laboral firmado entre los trabajadores y la empresa: la creación de empleoreducción de la jornada y el incremento salarial, según apuntan desde la central. Y añaden que si la dirección de la empresa no atiende a sus reclamaciones estudian "extender las movilizaciones durante el verano".

Por otra parte, el sindicato CGT ha anunciado paros parciales de 12:00 a 16:00 horas y de 20:00 a 24: horas los días 31 de julio, 14 y 30 de agosto, y 1 de septiembre para protestar por un aumento de las tasas de reposición, el aumento del derecho a la conciliación familiar, el freno a la externalización de servicios o el derecho a la promoción interna.