Ir a contenido

El IRPF certifica la existencia de una brecha salarial del 25%

Los datos de la Agencia Tributaria empeoran los de la Comisión Europea, que sitúan la diferencia salarial entre hombres y mujeres en el 14%

La estadística de Hacienda muestra que los extranjeros pagan un porcentaje mayor de su renta

Rosa María Sánchez

Oficinas de la Agencia Tributaria en Valladolid.

Oficinas de la Agencia Tributaria en Valladolid. / EFE / R. Garcia

Las mujeres declaran un salario medio de 17.459 euros en su declaración de la renta, el 25,3% menos que el sueldo medio declarado por los varones, que es de 23.3870 euros (5.911 más que las mujeres).

La última estadística sobre los declarantes del IRPF, publicada este mes de julio por la Agencia Tributaria y referida al 2017, confirma la existencia de la brecha salarial, a pesar de que para algunos miembros de la formación política Vox, la diferencia salarial entre hombres y mujeres es como “la chica de la curva”, es decir, una leyenda urbana.

Los datos de la Agencia Tributaria prueban, además, la existencia de una brecha en España muy superior a la que se deriva de las estadísticas de la Comisión Europea, que en su último informe la situaba en el 14,2%.

Las razones de esta 'brecha' son múltiples.Tienen que ver, sobre todo, con que la mayor parte del empleo a tiempo parcial recae sobre las mujeres; pero también con la existencia del llamado “techo de cristal” que, por diferentes motivos, hace que las puestos desempeñados por las mujeres sean muchas veces de menor nivel que el de los hombres. Además, la precariedad de los contratos es mayor en el caso de los mujeres

A pesar de la elevada brecha salarial del 25%, los datos de la Agencia Tributaria ponen de relieve cierta corrección en los últimos años. En el 2007, la diferencia entre el salario medio declarado en el IRPF por los hombres (20.845 euros al año) y las mujeres (14.871 euros) era aún mayor, del 28,6%.

Individuales y conjuntas

La brecha del 25% que ponen de manifiesto las estadísticas del IRPF es así para las casi siete millones de declaraciones individuales de la renta con rendimientos del trabajo presentadas por mujeres en el 2017. 

Si se tiene en cuenta, además que hay siete veces más de declaraciones conjuntas con rendimientos del trabajo encabezadas por hombres (2.473.833 impresos) que las presentadas por mujeres (340.714) se puede llegar a a conclusión de que hay algo más de dos millones de mujeres cuyo sueldo es tan bajo que le sale más a cuenta al matrimonio realizar una sola declaración conjunta con el marido como titular principal

Si, además de los salarios, se analizan los rendimientos declarados procedentes del capital, de inmuebles o de actividades económicas, los datos de la Agencia Tributaria pone de manifiesto una brecha en contra de las mujeres del 24% en el primer caso y del 21% en el tercero de ellos. Sin embargo, en el caso de los rendimientos procedentes de inmuebles la renta media declarada por las mujeres (1.796 euros al año) es el 15% superior que la de los hombres (1.525 euros)

En total, tomando en consideración todo tipo de rendimientos declarados (no solo los salarios), en el 2017 los contribuyentes presentaron casi 20 millones de declaraciones de la renta (19,91 millones) de los que algo más de 11 millones estaban encabezadas por varones y 8,8 millones, por mujeres

Los extranjeros pagan más IRPF

Las estadísticas del IRPF ayudan, además, a desmontar el mito sobre una presunta escasa contribución de los extranjeros a las arcas públicas

Según los datos de la Agencia Tributaria, los trabajadores de origen extranjero declaran una base imponible que es el 30% inferior a la de los nacionales (22.422 frente a 15.659 euros). Sin embargo la cuota líquida que soportan por el IRPF es solo el 12% inferior. Es decir, los extranjeros soportan un tipo efectivo 

Cabe pensar que los contribuyentes extranjeros hacen un menor uso que los nacionales de las reducciones que se aplican entre sobre la base imponible (planes de pensiones, tributación conjuntas y otras).