Olivareros andaluces claman en la calle por el bajo precio del aceite

Las asociaciones denuncian que venden el litro por debajo del precio de producción

Estiman que "la especulación" de los intermediarios les hace perder 1.500 millones de euros

Protesta de olivareros en Sevilla por el precio del aceite de oliva. / JOSÉ MANUEL VIDAL (EFE / VÍDEO: EUROPA PRESS)

4
Se lee en minutos
Julia Camacho

Miles de olivareros andaluces se echaron este martes a la calle en defensa del olivar tradicional y para reclamar precios justos de un producto que, en estos momentos, los agricultores venden muy por debajo del coste de producción. A ellos les cuesta 2,70 euros producir un litro del oro líquido, denuncian, pero la industria se lo compra a dos euros y luego lo venden al consumidor a entre 3 y 4 euros, e incluso 5 euros si hablamos de Italia. “Nos están robando 1.500 millones de euros”, resumió el líder de Coag Andalucía, Miguel López, una de las asociaciones convocantes, “la misma cantidad que el conjunto de la ficha financiera de la PAC para Andalucía”.

La reclamación de los agricultores cuenta con el respaldo de todo el sector, aunque sólo Coag y UPA, así como los sindicatos UGT y CC.OO, convocaron la marcha dado que el resto de entidades y fabricantes confían en que funcione la presión a través del ministerio de Agricultura. Al grito de “precios justos”, la comitiva ha recorrido una de las principales arterias de Sevilla hasta concluir ante la Delegación del Gobierno, donde han pedido una solución inmediata a la crisis de bajos precios que vive el sector, con una caída de más de un 30 por ciento en los últimos meses, y que se estabilice el mercado. Consideran que el precio del aceite debería estar por encima de los tres euros, frente a los dos actuales que reciben.

Autorregulación del sector

Así, los convocantes exigen al gobierno autonómico que reivindique en Bruselas la autorregulación del sector, además de que se permitan algunas excepciones en materia de competencia y la creación de una agencia que certifique la calidad y pureza del producto. También la modificación de la Ley de Cadena Alimentaria, de forma que se puedan establecer contratos-tipo que garanticen unos precios mínimos vinculados a los costes de producción, a fin de que “aporte un equilibrio y garantía de renta a la cadena y una estabilidad en el precio que posibilite un consumo constante”.

Las asociaciones agrarias piden además el incremento de los precios para el almacenamiento, haciendo hincapié en que, a diferencia del cultivo intensivo, el olivar tradicional ayuda a crear empleo y fijar la población. Por este motivo, muchas de las pancartas aludían a que, sin precios justos, el olivar “se muere” y “no hay futuro”. “Mucho sacrificio, poco beneficio”, clamaron durante la marcha.

"Maniobra especulativa"

El secretario general de Coag Andalucía fue contundente a la hora de señalar a los culpables de esta crisis: la industria, las envasadoras y las distribuidoras, a las que acusa de una “maniobra de especulación clara”. “Nos están quitando del bolsillo de todos los andaluces 1.500 millones”, afirmó. “Hay una maniobra especulativa en Andalucía y en España. Están los especuladores, los intermediarios, aprovechándose de la atomización del sector, porque somos muchos y nos hacemos la competencia entre nosotros”, lamentó.

A la marcha, que según anuncian los convocantes tendrá continuidad en septiembre con otra en Madrid porque “es una reivindicación legítima, y no política”, se han sumado representantes del PSOE, Cs y Adelante Andalucía para defender un sector, el olivar, que representa a 200.000 agricultores y más de 18 millones de jornales al año. “El olivar está manteniendo en este momento el medio rural y el empleo de las cooperativas”, apuntó el representante socialista, Antonio Pradas, animando a “estar todos unidos para defender con uñas y dientes el precio del aceite”. Y se mostró en contra de “los movimientos especulativos que por parte de algunos grupos inversores se están haciendo apostando por olivar intensivo, que consume más agua y no beneficia al empleo, frente al olivar tradicional y de montaña”.

Noticias relacionadas

Por su parte, desde el PP, el partido del gobierno andaluz, recordaron que el Ejecutivo regional “ha puesto en marcha los mecanismos necesarios para mejorar la promoción del aceite y trabaja para vincularlo también al sector turístico y a la promoción exterior”, destacando asimismo en un comunicado que “se está exigiendo el cumplimiento del decreto que impide la comercialización de aceites sin el envase permitido, que se refuercen las inspecciones en la frontera y que se actualicen los módulos de IPRF a las pérdidas”.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) analizó también este lunes en la reunión del Consejo Consultivo de Política Agrícola la situación del mercado del aceite de oliva, y el ministro Luis Planas se comprometió a llevar el caso al próximo consejo de Ministros de la UE, donde pedirá además agilizar las medidas para favorecer la autorregulación de la oferta y que las cooperativas agroalimentarias puedan cuanto antes almacenar el aceite en sus instalaciones de forma temporal y voluntaria.