28 oct 2020

Ir a contenido

FARMACÉUTICAS

Uriach facturó 196 millones en el 2018, el 13% más, y busca inversiones en Francia

La compañía catalana mantiene su plan de internacionalización y mira al norte de Europa

Eduardo López Alonso

Oriol Segarra, consejero delegado de la farmacéutica Uriach. 

Oriol Segarra, consejero delegado de la farmacéutica Uriach.  / ALBA CAMBEIRO

La farmacéutica Uriach mantiene firme su apuesta por el crecimiento internacional y sigue atenta a oportunidades de inversión en Francia y el norte de Europa. La compañía catalana facturó 196 millones de euros en el 2018, el 13% más, gracias al crecimiento de su negocio de autocuidado de la salud, y en particular al tirón del mercado italiano tras la compra de dos compañías el pasado año.

El consejero delegado de la firma, Oriol Segarra, aseguró este jueves que el plan de expansión previsto que contempla alcanzar una facturación de 300 millones en el 2022 sigue vigente y que para conseguir esa meta están dispuestos incluso a recurrir a deuda bancaria si surge la oportunidad de inversión adecuada. El ebitda se situó en 41 millones de euros, inferior al del 2017 (51 millones) por menores resultados extraordinarios y el incremento de las inversiones. La política de crecimiento acelerado de la firma familiar supondrá penalizar el alza de los beneficios en los próximos años. 

Segarra, que ha presentado este jueves los resultados del 2018, destacó la marcha de algunos de sus productos, en concreto la gama Aquilea, que es la que más ventas aporta al grupo en el campo del autocuidado de la salud, a la que le siguen la crema Fisiocrem y otros como Aerored y Biodramina. Uno de los últimos lanzamientos, Cannabix, está registrando ventas muy superiores a lo esperado. El 60% de la facturación ya proviene del extranjero, en el sexto año consecutivo que Uriach crece a doble dígito y con endeudamiento casi nulo.

De las dos divisiones de negocio de Uriach, la denominada 'consumer healthcare', es decir, la relacionada con productos para el cuidado de la salud que se venden sin receta aportó 114 millones, el 19% más, mientras que la otra, la llamada B2B, que aglutina el negocio de prescripción, generó 82 millones, un 5% más.

Segarra ha explicado que esta primera división continúa siendo el "motor de crecimiento" de Uriach, ya que ha pasado de aportar unos 35 millones hace cinco años a los actuales 114 millones. Dentro del negocio de medicamentos de venta libre para el bienestar y el cuidado de la salud, España aportó 63 millones, un 6% o 7% más que en el 2017, pero el principal crecimiento vino de Italia, que aportó 42 millones, un 30% más.

Uriach, que ya compró la compañía italiana Laborest en el 2015, adquirió el año pasado dos empresas más en ese país especializadas en complementos alimenticios: Progine y AR Fitofarma. Por otra parte, Portugal aportó seis millones de euros a esta división, el 25% más que en el 2017.

Uriach ha alcanzado acuerdos con compañías locales para vender sus productos en Grecia y Rumanía, y prevé repetir ese mismo modelo en Polonia. El objetivo de Uriach es que, de los 300 millones en ingresos que quiere alcanzar en 2022, un 70% provenga del negocio de los medicamentos de venta libre para el cuidado de la salud y el 30% restante del negocio B2B, que aglutina la prescripción, el negocio de genéricos y la fabricación para terceros.

En cuanto a esta segunda división de la compañía, el año pasado fue el primer ejercicio completo de lanzamiento de la Rupatadina, un antihistamínico, en Japón, aunque Segarra ha explicado que los picos de ventas se alcanzarán en ese país "el segundo o tercer año" de comercialización de producto. Uriach también ha lanzado ese producto en 2018 en Canadá y Corea del Sur, y la compañía está satisfecha con la evolución del fármaco en ambos mercados.

Uriach apuesta desde hace algunos años por desarrollar su negocio de productos para el cuidado de la salud y hace lanzamientos selectivos en el campo de los genéricos, pero ha renunciado a la investigación básica. A modo de ejemplo, Segarra ha dicho que Uriach destina el 3% o 4% de la facturación de la división 'consumer healthcare' a I+D en ese campo, y que invierte otros 5 millones en el desarrollo de genéricos, al tiempo que ha ido reduciendo paulatinamente el negocio de la fabricación para terceros, que no ve "estratégico".