Ir a contenido

tributos

Cecot denuncia la centralización de la 'X solidaria' de las empresas

La patronal vallesana reclama poder destinar el 0,7% para fines sociales a oenegés territoriales

Agustí Sala

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / JOSÉ LUIS ROCA

'X solidaria', pero centralizada. Así entiende el 0,7% que a partir de este mes pueden destinar a fines sociales las empresas en el impuesto de sociedades la patronal vallesana Cecot. Esta medida se incluyó en los Presupuestos del Estado para el 2018, que están prorrogados y se desarrolló luego reglamentariamente. 

"Al final, como en el IRPF, este sistema solo benefia a cinco o seis entidades como Cáritas o Cruz Roja, pero no a las que tienen implantación territorial", explica el secretario general de Cecot, David Garrofé, que aboga por gestionar estos recursos "desde la proximidad territorial o desde cada empresa".

A pesar de "haberse demostrado inconstitucional en el caso del IRPF, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social vuelve a centralizar la dotación y la gestión de los fondos a entidades del tercer sector de ámbito estatal, limitando la capacidad de las empresas contribuyentes de decidir sobre los proyectos sociales donde quieren destinar su aportación", afirma la patronal vallesana.

En juego están unos 200 millones de euros, de los que unos 40 millones corresponden a empresas catalanas, según los cálculos de Cecot, que buscará la complicidad de la Generalitat para conseguir la territorialización de estos recursos destinados a la solidaridad.

El Gobierno entiende que la centralización de estos recursos en el impuesto de sociedades compensa los fondos que se han redirigido a las comunidades autónomas 0,7% del IRPF con el modelo de doble tramo.

Por su parte, Cecot afirma que la nueva norma en el impuesto de sociedades va contra los criterios del Tribunal Constitucional, que permite la territorialización de estos recursos con el IRPF.

"En un momento en el que las pymes trabajan en modelos de objetivos de desarrollo sostenibles (ODS) y de responsabilidad social corporativa, ahora que podemos decidir, lo centralizan",se lamenta Garrofé.