Ir a contenido

Modelo educativo y laboral

Govern, patronal y sindicatos ultiman las bases de la nueva FP

Generalitat, patronales y sindicatos encaran estas semanas las negociaciones para acabar de definir el nuevo modelo y los órganos desde el que se dirigirá

USTEC, el sindicato mayoritario entre el profesorado de la pública, se ve desplazado de las negociaciones y amenaza con la protesta

Gabriel Ubieto

Formación profesional en Seat.

Formación profesional en Seat.

La formación profesional (FP) se encuentra en Catalunya a punto de cruzar su particular Rubicón. Esta semana han comenzado las negociaciones para acabar de definir los elementos clave de un modelo pendiente de desplegar en su totalidad desde el 2015, cuando se aprobó la ley de la FP en la que se sustenta el actual modelo educativo y de inserción laboral de lo que antiguamente se conocía como oficios. Generalitat, patronales y sindicatos discuten estos días en paralelo dos elementos centrales, tal como confirman diversas fuentes implicadas. Por un lado, cuándo se creará uno de los principales órganos de gobernanza de la FP, la Agència Pública de Formació i Qualificació Professional. Y, por el otro, cómo se articulará la nueva FP dual, actualmente minoritaria. El próximo 18 de julio se vislumbra como la fecha en la que se pondrá el primer pie en el agua de ese Rubicón.  

El debate sobre el modelo de la FP ha recuperado recientemente protagonismo tras el conato -actualmente suspendido hasta el próximo curso- de la 'conselleria' de Educació de reformar el modelo de formación profesional básica, mediante una resolución que inicialmente apelaba a la dual. Esta modificación preveía aumentar las horas de prácticas de los alumnos, en detrimento de las horas en los centros educativos. Lo que, por formas y contenido, consiguió unir a las patronales y sindicatos de todos los colores en su contra.

"Nos hemos dado cuenta de que no es posible hacerlo solos y que debemos concertarlo entre departamentos y con patronales y sindicatos", admiten fuentes del Govern. La falta de presupuestos es un elemento clave para entender la tardanza en crear esa Agencia, que tendrá un papel protagonista en la acreditación de competencias, en la formación de tutores o en la prospección de prácticas o trabajo en las empresas. Lo que, una vez constituida, no estará exenta de polémicas. El sindicato USTEC, mayoritario entre el profesorado de la pública, está en contra de sacar de la 'conselleria' de Educació todas esas competencias y defiende un modelo pilotado desde los centros.

Lo pide el mercado

La FP adquiere especial protagonismo en la actual coyuntura económica. Catalunya, al igual que el conjunto de España, sufre en un contexto de recuperación del empleo de una clara ineficiencia para conectar las necesidades de los empresarios con la mano de obra que pueden ofertar los trabajadores. Y son varios los indicadores que lo reflejan. Ocho de cada diez compañías afirman haberse encontrado con dificultades para cubrir determinadas vacantes durante el pasado 2018, 20 puntos más que hace un año (58,6%), según destaca un reciente informe de la consultora Adecco. Lo que, por otro lado, no es incompatible en la economía española con tener la segunda tasa de desempleo más alta de la Unión Europea (UE), por encima del 14%, la segunda también tasa de paro juvenil más alta, por encima del 34%, y un paro de larga duración que afecta a cuatro de cada diez desempleados.   

Un reguero de cifras que contrastan con otros indicadores, que también ofrece Eurostat y que revelan que España fue en el primer cuatrimestre del 2019 el segundo país de la Unión Europea (UE) con menos puestos de trabajo vacantes, el 0,9%. La media de la UE se situó en el 2,4%. Mucha oferta de empleo que necesita trabajar pero que no satisface la demanda de los empresarios. Y estos tienen que mirar hacia el exterior para llenar determinadas vacantes. Esta semana se han conocido las cifras de afiliados de origen extranjero a la Seguridad Social, que revelan que en el mes de mayo se alcanzó, tanto en España como en Catalunya, el récord en número de ocupados foráneos. Por encima incluso que antes del estallido de la crisis económica.

Y, parafraseando el popular bolero, en esas debería llegar la FP. Por primera vez en 22 años, desde que Adecco e Infoempleo registran estadísticas, los oficios han desbancado a los grados universitarios. Según los datos del baremo del 2018, el 42,2% de las ofertas de trabajo requieren un ciclo formativo de grado medio o superior, frente al 38,5% que piden una carrera universitaria. Una necesidad especialmente acusada en Catalunya, la autonomía que más candidatos con estudios de FP requiere: el 25’3% del conjunto de ofertas que incluyen este requisito se generaron en la comunidad catalana. Las partes implicadas -Generalitat, patronales y sindicatos- coinciden en el diagnóstico, también en la cura, aunque no así en cómo aplicarla.

Difíciles equilibrios

"Debe primar más la oferta laboral, no tanto la formativa", considera la responsable de Foment en las negociaciones, Iris Molina. "Hasta ahora solo ha funcionado en las grandes empresas, debemos sumar a las pymes", añade Sívlia Miró, de Pimec. Los empresarios demandan más flexibilidad en los currículos y ofrecen mayor implicación formativa de su parte, a falta de concretar los detalles y las contrapartidas para incentivar esa implicación.

CCOO UGT, por su parte, intentan mantener el equilibrio entre mejorar esa empleabilidad pero no ofertar trabajadores a la carta para las empresas y a bajos sueldos. Lo que pasa, según ellos, por una mayor implicación legal de los comités de empresa "Los alumnos deben aprender en el lugar de trabajo, no trabajando", señala Eva Gajardo, de UGT. En el concreto de la FP dual, que la beca alcance los primeros meses el 70% del salario mínimo será uno de los puntos de fricción, según apunta Ricard Bellera, de CCOO.

El próximo 18 de julio está prevista una reunión de la Comisión Rectora de la FP, el órgano ejecutivo en el que deciden Govern, patronales y sindicatos. Allí, con diferente entusiasmo entre las partes, está previsto que se apruebe un documento base de consenso para la FP dual y se comience a dar forma al despliegue pendiente de todo un modelo.