Ir a contenido

supervisor del mercado

La CNMV juzga inapropiado pero no sancionable el tuit de Botín sobre Dia

Su presidente critica la "ambiguedad" de las empresas al informar en situaciones delicadas

P. Allendesalazar

El presidente de la CNMV, Sebastián Albella, en una rueda de prensa.

El presidente de la CNMV, Sebastián Albella, en una rueda de prensa. / EFE / JUAN CARLOS HIDALGO

La presidenta del Santander, Ana Botín, confirmó hace unas semanas mediante un tuit un acuerdo de última hora entre la banca y LetterOne, el instrumento inversor del ruso Mikhail Fridman, para evitar la quiebra de Dia. Un medio tan inusual para desvelar información financiera llevó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a realizar un análisis sobre dicha situación de la que no había precedentes en España, pero pocos días después concluyó que no existía "base suficiente" para un procedimiento sancionador. Su presidente, Sebastián Albella, ha explicado este viernes que el método empleado por la banquera para anunciar el pacto "no fue apropiado" y "puede considerarse desordenado", pero en ningún caso es sancionable.

En un curso de la APIE y el BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Albella ha sostenido que su institución realizó un "análisis muy detallado" del asunto, recibió alegaciones del Santander y mantuvo un "rico debate interno" sobre cómo proceder. La CNMV, ha argumentado, tuvo en cuenta para no abrir un expediente sancionador que Botín tiene 32.000 seguidores en la red social y que el mensaje fue rápidamente recogido por los medios de comunicación, así como el impacto "limitado" que tuvo en el mercado.

Pese a todo, Albella ha insistido en que, como ya anunció su organismo, la CNMV va a tratar de producir unos "criterios claros" sobre la información que divulgan las empresas y sus dirigentes en las redes sociales. La SEC, su homóloga estadounidense, está trabajando en ello, según ha destacado. Se trata de aclarar aspectos sobre el momento, condiciones y demás aspectos relevantes que se deben tener en cuenta al informar de operaciones financieras o corporativas. "Cada caso será analizado según sus circunstancias y méritos propios", ha precisado. 

No a la ambigüedad

El dirigente del organismo supervisor, por otra parte, ha lamentado que las empresas utilicen "demasiadas veces" un lenguaje "ambiguo" y "medido" cuando se enfrentan a filtraciones o situaciones delicadas, con el que buscan "transmitir lo que está pasando de un modo que induce a pensar en que lo que está ocurriendo es algo distinto de lo que ocurre en la realidad". En lo que va de año, ha apuntado, se han producido ya dos o tres casos. La CNMV, ha explicado, pide que se vuelvan a redactar los comunicados "casi siempre", pero no tiene capacidad de valorar la fiabilidad de la información y en muchas ocasiones no puede confirmar que era insuficiente o confusa hasta que días después "suceden los hechos".

Sobre el proyecto de ley que permitirá a las empresas que lo deseen no tener que presentar resultados cada trimestre, Albella ha defendido que su organismo es partidario de las compañías sigan rindiendo cuenta cada tres meses, pero ha reconocido que España es prácticamente el único país que lo impone en la Unión Europea, junto con Polonia y Rumania. "Tenemos que ser normales y acogedores", ha argumentado. Además, ha recordado que la legislación contiene instrumento para obligar a las sociedades a informar si se produce una desviación significativa de sus objetivos de beneficio ('profit warning', como es conocido en el mercado) y ha advertido que las firmas que opten por la publicación semestral deberán ser "especialmente cuidadosas" con ello.