Ir a contenido

nueva normativa

Foment advierte de una parálisis de la actividad inmobiliaria en Catalunya

Los presidentes de la patronal y de la APCE reclaman la Generalitat no lleve al Parlament el decreto que limita el alquiler

Max Jiménez Botías

Josep Sánchez-Llibre, presidente de Foment del Treball.

Josep Sánchez-Llibre, presidente de Foment del Treball. / AGUSTÍN CATALÁN

Foment del Treball ha advertido este jueves que las modificaciones normativas y las nuevas regulaciones en materia de vivienda impulsadas por el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya amenazan la actividad del sector inmobiliario y pueden conducirlo “a la parálisis”, según han puesto de manifiesto el presidente de la patronal catalana, Josep Sánchez-Llibre, y el de la Associació de Promotors de Catalunya (APCE), Lluís Marsà

Ambos han destacado el riesgo de provocar una contracción de la oferta de vivienda en Catalunya, y particularmente en Barcelona, y un incremento de precios. Asimismo, han pedido a la Generalitat que reconsideren la posibilidad de no llevar al pleno del próximo miércoles el decreto por el que se limitan los alquileres en Catalunya aprobado por el Consell Executiu a finalñes de mayo. “El Consell de Garanties Estatutaries ya ha dicho que se trata de un decreto ilegal. Lo mejor es que lo reconsideren y no lo lleven al Parlament. Y aun así, cabe la posibilidad de que se presente un recurso de inconstitucionalidad desde Madrid”, ha señalado Sánchez-Llibre. 

La patronal lamenta la “errática profusión legislativa de los últimos  ocho meses y que pueden provocar el efecto contrario al que se pretende”, ha detallado el secretario general adjunto de la patronal, Salvador Guillermo. Con los cambios normativos Foment se refiere a la modificación del Pla General Metropolità para la obtención de vivienda de protección pública y el decreto ley de contención de renta en los contratos de arrendamiento de vivienda. 

Cuota de 30% de vivienda protegida

En el primer caso, en el que se impone una cuota de 30% de vivienda protegida en todas las nuevas promociones y rehabilitaciones por encima de los 600 metros cuadrados, “en lugar de solucionar el problema, provocará un efecto contrario, yaa que podrá causar una parálisis en la actividad del sector y añadirá presión sobre los precios  al generar un desequilibrio entre oferta y demanda”, plantea Foment. 

Por lo que respecta a la contención de rentas, la patronal defiende que esta medida “penaliza a las empresas que actualmente tienen capacidad para aumentar la oferta de viviendas de alquiler”. 

Las patronales recuerdan que el parque de vivienda nueva asequible en Catalunya es prácticamente inexistente. Al final del 2018, según cifras del Ministerio de Fomento,  se construyeron un total de 633 viviendas protegidas, de las que el 90,5% fueron de promoción privada. “Esas cifras evidencia la necesidad de una firme apuesta por la vivienda protegida por parte del sector público”.

Más presupuesto público

Foment defiende que las administraciones públicas doten de mas presupuesto las políticas de vivienda, recuperar la seguridad jurídica e incrementar la oferta ("para estabilizar los precios") y generar también vivienda de alquiler libre y vivienda asequible. Para conseguir estos objetivos es necesario "establecer un Pacto por la Vivienda y el urbanismo en Catalunya", ha planteado Sánchez-Llibre, que englobe a todas las adminsitraciones, a las formaciones políticas y al sector privado.

La patronal, además, propone en el ámbito municipal de Barcelona, incetivar la generación de nueva vivienda y "contemplar sin limitaciones el área metropolitana como ámbito natural de la ciudad", ha señalado Marsà, en tanto que la falta de oferta de alquiler y la presión que eso genera sobre los precios se extiende más allá de la capital. "El inicio de obras en la ciudad de Barcelona está bajando de manera preocupante como consecuencia del retraso en la entrega d elicencias y las modificaciones legislativva", lamentan los promotores.